CONTACTO

Inicio > Tribunal Eclesiástico > Novedades del M.P. Mitis Iudex

Novedades del M.P. Mitis Iudex

Principales novedades del Motu proprio Mitis Iudex Dominus Iesus

El pasado 8 de diciembre entró en vigor la Carta Apostólica en forma de "Motu Proprio" Mitis Iudex Dominus Iesus, sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad matrimonial en el Código de Derecho Canónico. Nuevas normas de carácter procesal encaminadas a favorecer “la celeridad de los procesos y, no en menor medida, una adecuada simplificación, de modo que, a causa de un retraso en la definición del juicio, el corazón de los fieles que esperan la clarificación del propio estado no quede largamente oprimido por las tinieblas de la duda”.

Celeridad del proceso

Por lo tanto, la primera finalidad de la norma es la agilización del proceso canónico de nulidad matrimonial sin menoscabo de la verdad y la justicia. En este sentido el Santo Padre ha introducido cambios significativos.

En primer lugar, ha sido abrogada la obligación de la doble sentencia conforme por motivos equivalentes a favor de la nulidad del matrimonio. Es decir, únicamente será necesaria una sentencia para declarar la nulidad del matrimonio, si transcurrido el plazo de apelación, no se produce ninguna acción de las partes privadas o del Defensor del Vínculo. En tal situación, la sentencia será inmediatamente ejecutiva.

En segundo lugar, ha sido creado un proceso más breve ante el Obispo, juez de la diócesis por derecho divino, que ante los casos de “nulidad manifiesta” podrá seguir un recorrido mucho más rápido, con menos formalismos, pero con garantías suficientes en torno a la veracidad, como son, la intervención del Defensor del Vínculo o el hecho de poder impugnar su sentencia ante un tribunal competente.

Gratuidad

Junto a la agilización del proceso se persigue la gratuidad del proceso. El Papa Francisco insta a las Conferencias Episcopales a caminar hacia la gratuidad del proceso para mostrar el amor gratuito de Cristo; al mismo tiempo señala que, en la medida de lo posible, deben dar a todos los operadores de los tribunales una retribución justa y digna.

En España, los tribunales eclesiásticos son deficitarios para la Iglesia porque las tasas no cubren, ni mucho menos, el coste del servicio que prestan. No reciben ayuda estatal y se mantienen de la libre generosidad de los fieles, en primer lugar, de quienes solicitan la nulidad del matrimonio.

No obstante, si una persona carece de recursos económicos se le concede una reducción parcial o exención total de las tasas del Tribunal.  Igualmente se le ofrece patrocinio gratuito asignándole un procurador y abogado que puedan llevar su causa hacia adelante.

La gratuidad debe estar siempre garantizada, de tal manera que ningún fiel puede verse privado de un juicio sobre la validez de su matrimonio por problemas económicos.

 

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies