Santa María Eugenia de Jesús Milleret de Brou

Santa María Eugenia de Jesús Milleret de BrouNacida en Francia siglo XIX, de una familia burguesa, y es educada entre los ideales liberales de la época por parte de su padre y la religión cristiana por parte de su madre. Durante su juventud sufrió la muerte de un hermano mayor que ella, la de una hermana pequeña, una salud frágil y una caída que le dejará sus secuelas.

Tras la separación se sus padres Ana-Eugenia se va a vivir con su madre a Paría, mientras que su hermano Luis, se marchará con su padre. En París su madre cogerá la enfermedad del cólera dejándola sola a los 15 años.

A los 19 años, Ana–Eugenia asiste a las Conferencias cuaresmales en la Catedral de Nuestra Señora, en París, predicadas por el Padre Lacordaire y despierta en ella una gran generosidad. Ana Eugenia ve a Cristo como Liberador universal. Más tarde conocerá al Padre Combalot y a los 22 años, María Eugenia se convierte en Fundadora de las Religiosas de la Asunción, entregadas a consagrar toda su vida y todas sus fuerzas para extender el Reino de Cristo en el mundo.