San Juan de Dios

San Juan de DiosNació en Portugal el 8 de marzo de 1495 y murió el mismo día pero en Granada a los 55 años de edad. De familia humilde, su madre falleció durante su juventud y su padre murió como religioso en un convento.

Trabajó como pastor y permaneció célibe para tener una vida más espiritual. Participó como soldado en numerosas batallas al mando de Carlos V. Después de abandonar el ejército se dedicó a predicar por las calles y a repartir estampas, cuando llegó a Granada. Se confesó con San Juan de Ávila y este le propuso como penitencia que se dejara humillar públicamente y lo acusaron de loco. Después de salir del manicomio, San Juan fundó un hospital donde se trataba de curar el cuerpo y el espíritu.