San Inocencio I papa

San Inocencio INació en la segunda mitad del siglo IV y parece ser que en Albano. Fue elegido papa en el año 401, como sucesor de Anastasio I.

Consiguió que se reconociese su autoridad papal en la actual zona de Bosnia y Dalmacia.

Expulsó de la Iglesia a los detractores de san Juan Crisóstomo, a pesar de la oposición del emperador Arcadio (407). A pesar de sus esfuerzos no pudo evitar el saqueo de Roma por Alarico el 24 de agosto del año 410. A petición de san Agustín, condenó la herejía pelagiana (417).

Con respecto al gobierno sobre Hispania moderó la disciplina, en vigor hasta entonces, contemplada en los concilios de Elvira y de Arlés acerca de negar la comunión o de la penitencia.

En el 416, cuando quiere recordar a los obispos españoles su autoridad como obispo de Roma escribe una carta en la que afirma que en toda Italia, Francia, Hispania, África y Sicilia sólo se han instituido iglesias por Pedro o por sus discípulos. Esta carta es empleada como argumento documental muy importante por quienes desautorizan la antiquísima tradición que sostiene la predicación del Apóstol Santiago en España y la conjetura fundada de la visita del apóstol Pablo a este extremo del Imperio.

Interviene también por los años 404-405 para restaurar la paz entre los obispos de Hispania, después de las resoluciones cristológicas antipriscilianistas del concilio