San Bienvenido Scotivoli

San Bienvenido ScotivoliEn Osimo del Piceno, en Italia, san Bienvenido Scotivoli, obispo que fue elegido por el papa Urbano IV para esta sede, trabajó por la paz entre los ciudadanos.
Estudió derecho en Bolonia bajo la guía de San Silvestre Guzzolini, canónigo de Ósimo. Fue nombrado capellán pontificio y luego arcediano de Ancona. El 1 de agosto de 1263 fue nombrado administrador de la diócesis de Osimo, de la que más tarde fue nombrado Obispo.
Destacó por su espíritu reformador. En 1270 prohibió al monasterio de San Florencio de Pescivalle, del cual era administrador, enajenar los bienes. En 1273 prohibió la venta de las propiedades eclesiásticas y en 1274 puso en marcha las reformas del capítulo de la catedral, además de defender los derechos de su diócesis sobre la ciudad de Cingoli. Tenía gran fama por su afabilidad, paciencia y constancia.
Martín IV reconoció el culto en 1284, sin haber sido canonizado.
Patrón de la ciudad de Ósimo desde el año 1755.