Inicio > SECRETARIADO PARA EL PATRIMONIO CULTURAL > Ámbitos de Actuación Bienes Muebles

Ámbitos de Actuación Bienes Muebles

BIENES MUEBLES

1-      Definición y tipología: Son los bienes que pueden trasladarse de un lugar a otro, manteniendo su integridad y la del inmueble en que se hallen depositados. Abarcan: pinturas, esculturas, retablos, decoraciones, mobiliario, orfebrería (custodias, vasos sagrados, relicarios, exvotos y otros enseres), tejidos (ornamentos y paños litúrgicos, indumentaria…), instrumentos musicales y partituras, libros (litúrgicos, corales o de otra naturaleza).

 

2-      Un caso particular. Campanas y órganos:

a.       Las campanas. Al ser un bien precioso e histórico deben ser protegidas, así como los toques manuales[1]. Cuando tienen más de 100 años, no pueden ser refundidas. Las actuaciones extraordinarias en campanarios y campanas (por ejemplo, el descolgado de las piezas), requieren el permiso de Vicaría General. Sin embargo, el control de los mecanismos, engrasado, reposición de badajos, etc. se inscribe en el mantenimiento ordinario. Es necesaria la inclusión en el inventario de las campanas u otros elementos, como las matracas.

b.      Órganos históricos: es fundamental su conservación, tanto de la caja como de los tubos, consola, teclado, pedaleros, secretos, cadereta… aun cuando estén muy deteriorados o inservibles.

 

3-      Conservación y mantenimiento ordinario: se recomienda vivamente a los párrocos que vigilen la adecuada limpieza de las obras de arte, las condiciones de conservación preventiva (humedad, temperatura, ubicación de las obras artísticas, almacenamiento…) El personal técnico del Secretariado para el Patrimonio Cultural está a disposición de los párrocos como asesor en esta tarea.

Breve Manual de conservación preventiva

 

4-      Robo o daño de bienes culturales: Como primer criterio preventivo, es necesario que durante el horario de apertura de los edificios estos cuenten con la vigilancia y protección adecuadas. Es recomendable también la instalación de sistemas de alarma, así como de detección y extinción de incendios.

En caso de robo, es preciso dirigirse inmediatamente a las fuerzas de seguridad, que preguntarán por el lugar y arco temporal en que ha sido realizado el robo, personas con acceso, descripción del bien robado, etc. De ahí la importancia de contar con un inventario actualizado de bienes muebles, que incluya fotografías. A continuación, se comunicará a Vicaría General la incidencia, entregando copia de la denuncia, y se contactará con la compañía de seguros.

 

5-      Elaboración del inventario de bienes muebles: Es fundamental inventariar los bienes, no solo artísticos, para garantizar su conservación y seguridad; por eso es de obligado cumplimiento la elaboración y actualización de un inventario[2]. El Secretariado para el Patrimonio Cultural dispone de una base de datos específica para esta función y ofrece su asesoría técnica en esta tarea. Descargar Base de datos para el inventariado de bienes muebles (Descargar preferentemente través de Google Chrome)

 

6-      Realización de nuevas imágenes y su bendición (esculturas o pinturas): Con el fin de garantizar el decoro y la dignidad del culto a las imágenes[3], será necesario solicitar autorización al Obispado, cuando se trate de realizar y bendecir imágenes que vayan a recibir culto público, sean comisionadas por la parroquia, cofradías o particulares.

Procedimiento para realizar un bien mueble o nueva imagen y/o bendecirla

 

7-      Nombramiento de patronos y coronación de imágenes: Pueden elegirse como patronos la Santísima. Virgen, bajo algún título aceptado en la liturgia, los ángeles y los santos. Para llevar a cabo una coronación es necesario seguir las normas establecidas por la Congregación para el Culto Divino

 

8-      Restauración de bienes muebles (pinturas, esculturas, orfebrería, textiles…): Para garantizar la buena conservación de las obras y evitar mayores gastos a largo plazo, la intervención deberá ser efectuada siempre por un restaurador titulado y contar con la correspondiente autorización del Obispado.

Procedimiento para realizar una restauración de bienes muebles

 

9-      Venta de bienes muebles: El párroco, como diligente administrador de la parroquia, es el custodio del patrimonio parroquial, no su propietario. De ello se deduce que no podrá vender, enajenar, ceder, regalar o destruir ningún bien mueble (no solo obras de arte) perteneciente a la parroquia[4] sin autorización del Obispado. En el caso de que el párroco considere necesario deshacerse de algún bien mueble por motivos justificados, el Secretariado para el Patrimonio Cultural ofrece sus servicios para asesorarle sobre la conveniencia de la propuesta y en la tramitación de la solicitud.

 

10-  Donaciones: Cuando se produzca una donación de imágenes o cualquier bien mueble de cierto valor, deberá solicitarse previamente a Vicaría General, realizando una exposición de motivos, descripción de la pieza y justificación de las razones de la donación. Una vez se acepte la donación, deberá documentarse con un contrato de donación y con sendas actas de entrega y recepción que detallen el movimiento de la pieza. El siguiente paso consiste en incluir la pieza donada en el inventario de bienes muebles de la entidad receptora

Modelo de contrato de donación

 

11-  Exposiciones y préstamos: Los bienes muebles eclesiásticos pertenecientes a las parroquias y otras instituciones diocesanas podrán formar parte de exposiciones temporales organizadas por entidades eclesiásticas o civiles, siendo necesario para ello la autorización tanto del párroco como del Obispado.

Procedimiento para préstamos de bienes culturales

 

12-  Traslados provisionales o definitivos de bienes muebles (no solo obras de arte): Los traslados de piezas de cierta importancia de un edificio a otro, e incluso en el interior del mismo inmueble, requieren siempre autorización. Cuando se produzca el traslado a otro inmueble, es necesario levantar acta por escrito de entrada y salida, para garantizar el seguimiento de los bienes y evitar así su posible pérdida[5]. En el caso de templos declarados BIC estas condiciones son más estrictas, ya que es necesario el permiso de la administración pública.

 

13-  Solicitudes de fotografiado y Derechos de imagen: Corresponde al Obispado, con la aprobación del párroco, autorizar la obtención o reproducción de imágenes fotográficas o filmaciones profesionales de los bienes culturales eclesiásticos. Si van a ser objeto de difusión, publicación o explotación comercial se estará especialmente atento a los derechos de imagen. En cualquier caso, se acordará la entrega de una copia digital del trabajo para la parroquia y otra para el Obispado. Si se producen ediciones en papel o DVD, se entregarán al menos dos copias para la parroquia y dos para el Obispado.

Procedimiento de solicitud de reportaje fotográfico o filmación

Solicitud de uso de reproducción fotográfica

Solicitud de reportaje fotográfico

 

[1] 4-Real Decreto 296/2019, de 22 de abril, por el que se declara el Toque Manual de Campana como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Enlace al Real Decreto

[2] CIC, 1283:  Antes de que los administradores comiencen a ejercer su función: 2. Hágase inventario exacto y detallado, suscrito por ellos, de los bienes inmuebles, de los bienes muebles tanto preciosos como pertenecientes de algún modo al patrimonio cultural, y de cualesquiera otros, con la descripción y tasación de los mismos; y compruébese una vez hecho. 3. Consérvese un ejemplar de este inventario en el archivo de la administración, y otro en el de la Curia; anótese en ambos cualquier cambio que experimente el patrimonio.
[3] SC, 126-a. Al juzgar las obras de arte, los ordinarios de lugar consulten a la Comisión Diocesana de Arte Sagrado, y si el caso lo requiere, a otras personas muy entendidas, como también a las Comisiones de que se habla en los artículos 44, 45 y 46.
[4] SC, 126-b: Vigilen con cuidado los ordinarios para que los objetos sagrados y obras preciosas, dado que son ornato de la casa de Dios, no se vendan ni se dispersen.
[5] No es necesario pedir autorización para las habituales procesiones, sean de Semana Santa o de Gloria, o para el montaje de altares de cultos, salvo en caso de que las piezas presenten precarias condiciones de conservación.