CONTACTO

Inicio > Origen del árbol de Navidad

Origen del árbol de Navidad

El origen de este símbolo lo encontramos en el siglo VIII, fruto del ardor misionero de San Bonifacio. Fue éste quien en tierras germanas decidió en la Solemnidad de la Natividad del Señor desafiar a los druidas derribando un roble sagrado llamado "divino Idrasil", al que éstos veneraban. Junto a él había un pequeño abeto y adornándolo con frutos, explicó a los presentes que éstos representaban el pecado original y la redención del pecado en el madero de la cruz. Con esta catequesis, nació en los corazones de muchos la fe en Jesucristo, siendo el árbol un símbolo de conversión.

En la tradición cristiana el abeto también evoca el misterio de la vida eterna, pues es un árbol sea la estación del año que sea, no pierde su verdor.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies