Vigilia de oración por la vida naciente

Como respuesta a la convocatoria que hizo el Santo Padre para celebrar una vigilia de oración universal por la vida naciente, en cada una de las diócesis y parroquias particulares, el día 27 de noviembre tuvo lugar en la parroquia de San Juan y Todos los Santos (Trinidad) un encuentro de oración presidido por el Sr. Obispo.

AsambleaLa celebración comenzó con un lucernario en el interior del templo, organizado por la Delegación de Juventud. Con las velas encendidas, todos los asistentes y miembros de asociaciones pro-vida como Red Madre, el Foro de la Familia, Adevida y Presencia Cristiana, leyeron una oración por la vida de la Encíclica "Evangelium Vitae", de Juan Pablo II.

Seguidamente, una chica, que tuvo grandes dificultades para seguir adelante con su embarazo, ofreció su testimonio a la asamblea.

A continuación, se inició la celebración de la Eucaristía con la bendición y encendido de la primera vela de la Corona de Adviento como signo del deseo de mantenernos despiertos y vigilantes ante la venida del Señor.

En la homilía, Mons. Demetrio Fernández destacó la importancia de esta vigilia para “suplicar por la vida naciente que está amenazada en todas sus etapas”. Asimismo, explicó la necesidad de dirigirnos al autor de la vida para hacer frente a todas las adversidades, “porque sabemos que Él tiene poder para cambiar nuestros corazones y el curso de la historia”, afirmó.

Aseguró que la vida humana está en peligro en el seno materno y que tenemos que hacer frente a esta conspiración de la cultura de la muerte. Ante la situación de lucha entre la verdad y la mentira que promulga la sociedad, D. Demetrio Fernández recordó que la última palabra la tiene Dios, su amor y su misericordia por la que nosotros debemos ser partícipes y colaborar en la construcción de la civilización del amor.

Tras la Eucaristía, tuvo lugar la adoración al Santísimo Sacramento. La vigila finalizó con el canto de la Salve a la Virgen.