Verdad, anuncio y autenticidad de vida en la era digital

Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

Como cada año, desde el Concilio Vaticano II, los Papas dirigen un Mensaje de carácter mundial, con motivo de la instituida Jornada Mundial para las Comunicaciones Sociales, nacida el 23 de noviembre de 1962, a instancias del relator del Esquema conciliar dedicado a los medios de comunicación social, Mons. Stourn, arzobispo de Sens (Francia), quien hizo ver a los padres conciliares la importancia que debía tener para toda la Iglesia los medios de comunicación social: prensa, radio, televisión, cine, entonces; y actualmente también desde hace años, el Papa presta una especial atención al mundo digital, nacido como uso universal en nuestra contemporaneidad más reciente. Precisamente el título que encabeza este año su mensaje se refiere a la era digital y dice así: “Verdad, anuncio y autenticidad de vida en la era digital”.

De Año Sacerdotal a JMJ
El año pasado, precisamente por ser año sacerdotal, tuvo como especiales destinatarios a los sacerdotes y el uso del mundo digital en la pastoral. Este año, como se celebra la Jornada Mundial de la Juventud, con epicentro en Madrid, el Papa hace este llamamiento: “Invito sobre todo a los jóvenes a hacer buen uso de su presencia en el espacio digital. Les reitero nuestra cita en la próxima Jornada Mundial de la Juventud, en Madrid, cuya preparación debe mucho a las ventajas de las nuevas tecnologías”.

Estos mensajes los proclama siempre el Papa en la festividad de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas, 24 de enero, y la Jornada se celebra en la festividad de la Ascensión del Señor, fiesta litúrgica movible, que este año se celebra el domingo 5 de junio.

El patio de los gentiles, como denomina el Papa al mundo digital, para quienes Dios sigue siendo un desconocido, puede llegar a ser como el profeta Isaías llegó a imaginar, una casa de oración para todos los pueblos (Is 56,7), el patio de los gentiles del Templo de Jerusalén (Mensaje Papal de 2010).

Verdad, anuncio y autenticidad

Las nuevas tecnologías no solo modifican el modo de trasmitir, sino la comunicación en sí misma. Estamos, pues, ante una trasformación cultural revolucionaria. Nace un modo nuevo de aprender y de pensar. Y unas oportunidades impensables de relaciones y lazos de comunión. Por eso, se exige una seria reflexión sobre el sentido de verdad y de unidad como la aspiración más profunda del ser humano.

La universalidad de Internet, así como su disponibilidad por personas que, carentes de unos principios básicos culturales y de un sentido crítico, pueden ser víctimas de la parcialidad y de la autocomplacencia ajena y propia, exige una mayor responsabilidad y sabiduría por parte de todos los usuarios de la red social.

Afirma el Papa, además de invitar a los cristianos a participar en el mundo digital, que “puede decirse que existe un estilo cristiano de presencia también en el mundo digital, caracterizado por una comunicación franca y abierta, responsable y respetuosa del otro…En los nuevos contextos y con las nuevas formas de expresión, el cristiano está llamado de nuevo a responder a quien le pida razón de su esperanza (1ª P 3,15).

Especial llamamiento a los jóvenes

“De modo especial, los jóvenes está viviendo este cambio en la comunicación con todas las aspiraciones, las contradicciones y la creatividad propias de quienes se abren con entusiasmo y curiosidad a las nuevas experiencias de la vida. Cuanto más se participa en el espacio público digital, creado por las llamadas redes sociales, se establecen nuevas formas de relación interpersonal, que inciden en la imagen que se tiene de uno mismo. Es inevitable que ello haga plantearse no sólo la pregunta sobre la calidad del propio actuar, sino también sobre la autenticidad del propio ser”. Sigue el Papa advirtiendo sobre el riesgo de refugiarse en un mundo paralelo, ficticio y a la creación de construir artificialmente el propio perfil.

Al no existir fronteras de espacio ni de culturas en el mundo digital, se abre un mundo nuevo de amistades potenciales. Es una oportunidad, pero supone prestar mayor atención y una toma de conciencia sobre posibles riesgos. Advierte el Papa sobre el peligro de caer en la dispersión, el no reflexionar sino solo consumir, así como también estar menos presentes con quien encontramos en nuestra vida cotidiana y familiar. “Es importante recordar siempre que el contacto virtual no puede y no debe sustituir el contacto humano directo en todos los aspectos de nuestra vida”.

La verdad del Evangelio: Cristo

Finaliza el Mensaje del Papa con una referencia a la verdad del Evangelio en el uso de la era digital, advirtiendo que no puede ser un objeto de consumo y disfrute superficial sino que se trate como lo que es, una gracia del Espíritu que pide una respuesta libre y generosa. Que debe encarnarse en el mundo real en contacto con quienes compartimos la vida diaria. Las relaciones humanas siguen siendo fundamentales en la transmisión de la fe.

La red social es parte integrante de nuestra vida. Por eso el Papa nos dice que “También en este campo estamos llamados a anunciar nuestra fe en Cristo, que es Dios, el Salvador del hombre y de la historia. Aquel en quien todas las cosas alcanzan su plenitud (Ef 1,10)”.

Rafael Galisteo Tapia

 
Mensaje CEMCS para la Jornada M. Comunicaciones Sociales 2011