“Vamos en nombre de todos los jóvenes de Córdoba”

Un centenar de jóvenes han iniciado la XXV Peregrinación de Jóvenes a Guadalupe tras la misa celebrada a primera hora de la mañana de este viernes, 16 de octubre, junto al pastor de la Diócesis. En esta ocasión, la peregrinación lleva por lema “Guadalupe el amor te encuentra”

La Delegación diocesana de Juventud ha comenzado hoy la peregrinación de jóvenes a Guadalupe que, en esta ocasión, se hará de manera especial, con un grupo reducido de peregrinos debido a la presencia del Covid-19, y marcada por el comienzo del XXV Aniversario de esta iniciativa de jóvenes en la diócesis de Córdoba.

Con lema "Guadalupe el amor te encuentra", un centenar de jóvenes se han puesto en camino para encontrarse con la Virgen tras celebrar la misa en la Santa Iglesia Catedral a primera hora de la mañana, presidida por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández.

En su homilía, el pastor de la Diócesis ha recordado que la Iglesia “es la comunidad que camina hacia una meta clara, acompañados unos de otros y superando las adversidades del camino”. Por ello, este año no se ha querido suprimir esta peregrinación que cumple veinticinco años, sino que con el permiso de las autoridades y cumpliendo todas las condiciones sanitarias establecidas, un grupo reducido se han puesto en camino para alcanzar el amor de María Santísima en nombre de todos los jóvenes de la Diócesis. “Durante estos veinticinco años han sido miles de jóvenes los que han caminado juntos encontrándose unos con otros y muchos que han encontrado a Jesucristo de una manera nueva en este camino a Guadalupe y han descubierto la Iglesia. Tenemos que dar gracias a la Virgen por todo lo que ha concedido a la diócesis de Córdoba y por habernos llamado a vivir en la Iglesia”, ha expresado el Obispo.

Los jóvenes han escuchado al Obispo quien les ha explicado a través del testimonio del joven Carlo Acutis, cómo es posible ser un santo joven. “No hace falta esperar a mayor para ser santo. Se puede empezar a ser santo como él desde la Primera Comunión, por lo que hay que plantear la vida en clave de santidad cuando uno se encuentre con Jesucristo. Este joven ha hecho el bien a muchos jóvenes y nuestra vida es para eso”, ha aclamado.

El prelado ha indicado que “la meta para los cristianos siempre es el cielo” y ha añadido que ir a Guadalupe “es vivir lo que es la Iglesia, la Iglesia que santifica, que es joven”. Han sido muchos jóvenes los que en estos veinticinco años se han encontrado con Jesucristo y con María y han encontrado su vocación. “Guadalupe es el punto de encuentro de sus vidas para muchos, por lo que vamos a darle gracias al Señor y a la Virgen por esta peregrinación”, ha instado.

En la despedida, antes de iniciar el camino hacia Guadalupe, monseñor Demetrio Fernández ha querido recordarles que en la peregrinación van a encontrar “asperezas” que forman parte de la vida, pero los ha invitado a dar muestra de unidad eclesial: “Con decisión y con ánimo hagamos este camino porque la grandeza de la Iglesia es que de pecadores hace santos”.

Los jóvenes regresarán el domingo. Durante el camino, efectuarán tramos a pie y compartirán momentos de oración, adoración, catequesis y confesión hasta llegar a la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe (Cáceres), en la mañana del domingo.