“Valoramos el servicio y la entrega a los demás”

Conoce esta semana el testimonio de la familia Natera Fijo de la parroquia de San Miguel

¿Cuáles son los pilares de vuestra convivencia familiar?

P: Pilares me suena, a lo fundamental, a los medios y herramientas que usamos para construir y desarrollar nuestra convivencia. Estos podían ser: intentar mantener un nivel de orden “espacial” mínimo (es bastante difícil en esta casa siendo tantos y siendo la casa tan grande). Intentar mantener un nivel de orden “temporal”, o sea que los horarios sean lo más regulares los días entre semana y los fines de semana, incluso que sea prácticamente el mismo todos los días. Intentar ir dando responsabilidades a los más pequeños e ir aumentando la corresponsabilidad de los demás. Esto último se traduce en que, aunque hay tareas que son “más de uno”, los demás van aprendiendo esas tareas para ayudar o suplir. Pero en toda convivencia, lo más importante no es los fundamentos o pilares, lo más importante es LO ESENCIAL, y lo que se intenta que sea LO ESENCIAL es el AMOR. Siempre se procura, no siempre se consigue, que nuestras actuaciones estén guiadas por el AMOR. Y si no lo han estado, y caemos en la cuenta, se intenta reparar esa mala actuación con el PERDÓN. Se intenta explicar que nuestro amor tiene que ser a imagen y reflejo del de Cristo, que nos amó hasta el extremo y a pesar de ser nosotros así de churros como somos.

M: lo ESENCIAL, la llamada del Señor … tratar de agradarLe…pero sin saber muy bien cómo. …. descubrirLe a nuestro lado cuando crees que se ha marchado, que Le has perdido…descubrir que está en todo lo que nos ocurre, en este “temblor” que nos produce la vida…y que hace que parezca que todo se desmorona, y que surgen nuevos retos impensables … hasta hace pocas semanas… Y tenemos miedo ,…  miedo de buscar nuestra voluntad y nuestro agrado en lugar de La Suya … Necesitamos crecer en nuestra oblación al Señor. Un día NOS ENCONTRAMOS CON ÉL… y de Él nos enamoramos. Además, Él se volvió y en medio de nuestra sorpresa e indignidad, NOS LLAMÓ A SEGUIRLE MÁS DE CERCA… Desde entonces TENEMOS sólo UN DESEO: estar con Él, para conocerLe y amarLe más cada día, y crecer en Amor e intimidad con Él. Vivir agradándoLe siempre, haciendo siempre lo que Le agrada, con la mirada fija sólo en Él para atender hasta el más mínimo de Sus Deseos y hacer sólo y siempre Su Voluntad. Para ello aceptamos Su Invitación a ser oblatos, pues … nuestros hermanos benedictinos de Silos viven así, y son un modelo y referente como no hemos encontrado en ningún otro sitio de este estilo de vida al que un día El Señor nos llamó. Queremos profundizar en nuestra vida cristiana, tomar conciencia de lo que significa SER CRISTIANO Y ESTAR BAUTIZADO… Y VIVIRLO CON RADICALIDAD, tendiendo a la perfección y tomándonos en serio LA SANTIDAD por AMOR… Y PARA TODO ELLO NECESITAMOS referentes de vida y escogimos a los monjes Benedictinos.

H: Los valores con los que hemos crecido: La importancia de la familia, el AMOR, el servicio, la entrega a los demás, el trabajo y el esfuerzo, el saber perdonar, la fe, el gusto por estar juntos, el sabernos escuchados (¡aunque a veces no nos escuchen!), el disfrutar de la presencia del otro y sentirnos en todo momento “útiles” y en servicio. La Religión, el respeto, el cariño , las ganas de hacer el tonto y pasarlo bien. La confianza, la empatía. El dialogo y la comunicación. La Alegría.… Con el tiempo todo va evolucionando, y el ámbito familiar no es diferente. Los pequeños dejan de ser tan pequeños y los mayores crecen aún más, pero nuestros padres siempre han tenido claro y nos han transmitido de la mejor forma que han podido cual es desde su punto de vista la mejor (y la única) forma de ser feliz, llevando una vida en consonancia con estos valores.

¿Qué os ha aportado vuestra relación con Santo Domingo de Silos?

P: Mucho, en una doble vertiente:  Primera, a través de los veranos que vivimos todos juntos en los Encuentros Misioneros Silos con otras familias compartiendo todo el día, todos los momentos, las oraciones, juegos, comidas, fiesta, trabajos… Segunda, a través de la oración con la comunidad, nuestra querida comunidad benedictina de los monjes de silos:

M: La contemplación de la luna me hizo darme cuenta de que podíamos sentirnos unidos contemplándola…pero esta imagen es un pálido reflejo de una realidad mucho más hermosa...la de sentirnos unidos ante El Sagrario contemplando al MISMO SEÑOR....que además "no tiene fases" siempre está en "luna llena". La comunidad como hemos dicho en la pregunta anterior es un referente, un ejemplo, un testimonio de vida para vivir a tope y con radicalidad nuestra fe.

H: Hemos convertido en nuestra casa a un pueblo que está a más de 600 km. Hemos descubierto más formas de vivir la fe, y que dedicar la vida por entero a Dios, entre las cuatro paredes de un monasterio, te puede convertir en la persona MAS FELIZ del mundo, siendo capaz de trasmitirlo a todo el que entra en contacto contigo. Nos sentimos acompañados y sostenidos por la oración de los monjes. Muchísimas experiencias, conocer muchas personas de distintos lugares. Conocer un lugar que es acogida TOTAL. Vivir la fe de otra manera, no solo en la Iglesia edificio o en catequesis, si no en familia en un lugar especial. Un nuevo enfoque a nuestra vida cristiana y la oportunidad de profundizar más en la fe. Tanto en el marco de los encuentros organizados por Cristianos Sin Fronteras, como en el contacto con la comunidad de monjes benedictinos, hemos vivido experiencias que nos han ayudado a crecer de forma individual, así como en conjunto como familia cristiana.

¿Qué instrumentos tiene la familia de hoy para manifestarse cristiana?

P: Para “manifestarnos Cristianos”, bueno, primero hay que intentar seguir el ejemplo de Cristo en todo lo que hacemos y en cómo lo hacemos, y luego hay que decir de palabra que lo hacemos así porque Cristo nos dijo que así lo hiciéramos, que no somos solamente “buena gente”, si no que intentamos ser “buenos cristianos”.

H: Vivir todo lo que hacemos fuera de casa como familia, en nombre de la familia, alegres todos juntos o alegres por separado en todos los ámbitos en los que estemos. Poner Radio María, llevar una cruz al cuello, hablar de Jesús, aunque sea cuestionando o con duda. Siempre se está en búsqueda y pidiendo que crezca nuestra fe. Usando para todo ello las redes sociales. Seguramente todos los elementos y ámbitos en donde se mueve diariamente la familia y cada uno de sus miembros. En el cole, el trabajo, las actividades extraescolares, la vida en la parroquia y con el resto de la comunidad… Al cristiano se le debe de notar en su forma de vivir el día a día esa alegría y esperanza que le da el mensaje de Cristo. A parte de esto las nuevas tecnologías nos ofrecen multitud de herramientas que pueden servirnos para evangelizar y dar testimonio de nuestra fe. Usando por ejemplo internet, o las redes sociales, podemos conectarnos con personas que están a grandes distancias físicamente, colaborar en distintas campañas, o compartir experiencias que nos enriquezcan.

La transmisión de la fe a los hijos es un reto para todos, ¿cómo lo hacéis vosotros?

P: Apuntándonos a un bombardeo. Haciendo, desde pequeños, “obligatorias” las cosas que no son opcionales: misa los domingos todos juntos, sacramentos todos juntos, (confesión, unción de enfermos, bodas), colegio católico, catequesis en Parroquia y en colegio, Scout católicos, encuentros misioneros silos, Master de pastoral familiar, coro parroquial, teen star, …., Intentando dar ejemplo con nuestra vida y nuestra oración. Pidiendo en la oración fe para nosotros, nuestros hijos y el entorno.

M: sabiéndonos y sintiéndonos criaturas necesitadas, que lo esperan todo de LA MISERICORDIA DE DIOS… porque se saben pecadoras, torpes, incapaces sin ser revestidos del Poder y la Fuerza de Aquel que nos llamó a este ministerio…pero dándolo todo día a día lo mejor que sabemos y podemos poniendo en juego todos los valores y capacidades que El Señor nos dio…COMO SI TRABAJÁRAMOS EN LA EMPRESA MÁS PRESTIGIOSA DEL MUNDO…porque estamos convencidos de que LA DE CRISTO, LO ES…aunque no se entienda, aunque no se vea…

¿Cuál es vuestra parroquia?, habladnos de vuestra vida en comunidad.

P: Actualmente, San Miguel Arcángel. Allí vivimos nuestras celebraciones de eucaristía apoyando el coro. Allí vamos a catequesis de postcomunión. Allí nos formamos en el grupo de matrimonios y colaboramos en catequesis prematrimoniales compartiendo

M: nuestro testimonio, que es de MUCHA POBREZA…sobre todo para los parámetros en que se  mueve nuestra sociedad…hablarles a los novios de que inician un camino que es precioso y que conduce a Vida Eterna, feliz y plena, pero que se construye día a día a base de esfuerzo, sacrificio, olvido de uno mismo y entregar la vida para hacer posible la de tu esposo y los hijos, que si Dios quiere, les va a encomendar, no está de moda…y a menudo suena muy mal…pero no podemos engañarles. Es LA VERDAD del matrimonio y la familia tal como vino a enseñárnosla Jesucristo en nombre de Dios Padre, para que comprendiéramos el maravilloso proyecto al que estaba llamada toda la humanidad…desde antes de la Creación del mundo.

H: compartir todas las celebraciones litúrgicas en familia, ayudando en cantos, lecturas, peticiones, oraciones, procesiones, adornos...

¿Cómo imagináis la Iglesia del futuro?

P: Creativa, muy creativa y cada vez más por la nueva situación higiénico-sanitaria que se ha desencadenado. Utilizando nuevas tecnologías.

M: En Palabras del Papa Francisco: “El objetivo de toda actividad pastoral siempre está orientado por el impulso misionero de llegar a todos, sin excluir a nadie y teniendo muy en cuenta la circunstancias de cada uno. Se ha de llegar a todos y ¡compartir la alegría de haberse encontrado con Cristo! No se trata de ir como quién impone una nueva obligación, como quién se queda en el reproche o la queja ante lo que se considera imperfecto o insuficiente. La tarea evangelizadora supone mucha paciencia, mucha paciencia, cuida el trigo y no pierde la paz por la cizaña. Y también sabe presentar el mensaje cristiano de manera serena y gradual, con olor a Evangelio como lo hacía el Señor. Sabe privilegiar en primer lugar lo más esencial y más necesario, es decir, la belleza del amor de Dios que nos habla en Cristo muerto y resucitado. Por otra parte, debe esforzarse por SER CREATIVA en sus métodos, no podemos quedarnos encerrados en los tópicos del “siempre se hizo así”…. (del videomensaje remitido por el Papa Francisco con ocasión del Congreso Internacional que se realizó del 16 al 19 de noviembre 2013 en el Santuario de la Virgen de Guadalupe)

H: Siempre a pie de cañón. Más abierta y comprensiva. Cerca de los más necesitados, de los que nadie escucha. En medio de los grandes problemas de la sociedad. Ayudando a resolverlos desde el Amor como Cristo nos enseña. ¡Una Iglesia más joven! No muy diferente a como es hoy en día. Puede, y debe cambiar la forma de transmitir el mensaje y de vivir la fe para adecuarse a la sociedad que está en continua evolución, pero la esencia es la misma.

 

Fecha y lugar del matrimonio: 1-12-1990 en la Parroquia de San Nicolás de la Villa Córdoba

Número de hijos y edades: Clara 28 y su esposo Rafa, Carlos 26 y su esposa Irene, Gracia 24, Antonio 22, Juan 21, Gloria 14, Estrella 13, Domingo de Silos 12. Y tres más en el cielo.

Un momento de vuestra historia familiar: H: Bodas de plata: por celebrar que durante ese tiempo y para el resto de su vida Cristo es faro y guía de esta familia (aunque a veces nos cueste un poco reconocerlo), Una Eucaristía con nuestra madre demostrando fuerza y valentía y nuestro padre, amor y puerto seguro. Celebrando en el campo la comida de fiesta. No necesitamos más. Juntos, con Él, todo es una fiesta.

Una actividad que comparte la familia en su tiempo libre: P: ¡Hacer el tonto!. Jugar, ver alguna película, vacaciones juntos en la playa, en el campo y en Santo Domingo de Silos.

H: Pasear hasta casa de la abuela y allí empacharnos a base de “porquerías”, charlando de todo y de nada para arreglar el mundo. Cocinar, hacer deporte. La música.

Qué cosas no dejáis de hacer juntos cada día: Tantos que somos, estar todos juntos todos los días, es un poco difícil, pero procuramos: comer/cenar juntos, sobre todo los fines de semana. Bendecir las comidas/cenas y rezar por la mañana todos los días, pero sobre todo los domingos preparando la Eucaristía. Y ¡Hablar, claro, disfrutando los unos de los otros!

¿Rezáis por algún sacerdote?: P: Por muchos: Los de la parroquia de San Miguel Arcángel (actuales y anteriores), San Andrés, San Nicolás de la Villa, San Pablo y los del Monasterio de Santo domingo de Silos (Burgos)

H: Por los monjes de silos