“Vale la pena acoger en nuestro interior la llamada de Cristo” alienta el Papa a los jóvenes

Centenares de miles de jóvenes de todo el mundo han asistido en el aérodromo de Cuatro Vientos a la vigilia de oración presidida por el Papa.

“Os invito a pedir a Dios que os ayude a descubrir vuestra vocación en la sociedad y en la Iglesia y a perseverar en ella con alegría y fidelidad. Vale la pena acoger en nuestro interior la llamada de Cristo y seguir con valentía y generosidad el camino que él nos proponga.” Con estas palabras contestaba el Papa a las preguntas que cinco jóvenes (de Estados Unidos, Filipinas, Kenia, Alemania y Reino Unido) le han hecho durante la vigilia de oración que ha tenido lugar en Cuatro Vientos.
El Santo Padre les ha dado varios consejos entre los que destaca la idea de profundizar en la amistad con Jesús para conocer su voluntad: “Y, ¿cómo se mantiene la amistad si no es con el trato frecuente, la conversación, el estar juntos y el compartir ilusiones o pesares? Santa Teresa de Jesús decía que la oración es «tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama»”.

Consciente de las adversidades del mundo en el que viven los jóvenes, Benedicto XVI les ha exhortado: “No tengáis miedo al mundo, ni al futuro, ni a vuestra debilidad. El Señor os ha otorgado vivir en este momento de la historia, para que gracias a vuestra fe siga resonando su Nombre en toda la tierra.

Ha finalizado sus palabras animándoles a que pusieran todas sus preocupaciones, interrogantes e ilusiones a los pies de Jesús Sacramentado.

A pesar del viento y la lluvia que han caído sobre el aeródromo madrileño la Vigilia ha mantenido su programa y los jóvenes que abarrotaban este espacio se han mantenido en su sitio.

La adoración eucarística, protagonista

La vigilia de oración que ha habido en el aeródromo de Cuatro Vientos ha comenzado a las 20 horas cuando el Santo Padre ha hecho su aparición al calor de los aplausos y gritos de todos los jóvenes allí congregados desde hacía varias horas.

Esta Vigilia ha tenido una clara protagonista: la adoración eucarística que ha tenido lugar al final y para la cual se ha traído desde Toledo la custodia de Arfe, joya de la orfebrería española, con más de 500 años de historia. Además la vigilia ha contado con una procesión en la que varios jóvenes han portado la Cruz de las JMJ.

Además del coro y orquesta de la JMJ han participado en la Vigilia la Escolanía de El Escorial y el Orfeón Donostiarra. Entre el público han estado presentes los Príncipes de Asturias así como numerosas personalidades.

Al finalizar el acto, el Santo Padre ha hecho referencia a la tromba de agua que ha caído sobre Cuatro Vientos antes de despedirse: “¡Hemos vivivo una aventura juntos! Que durmáis bien y nos veremos mañana si Dios quiere”. Para finalizar ha agradecido el aguante ante la adversidad climatológica: “Es maravilloso el ejemplo que habéis dado. Con esta fe podréis superar las pruebas de la vida. ¡Gracias a todos!”.

Ha regresado a la Nunciatura pero la mayor parte de los jóvenes pasarán la noche en el aeródromo en el que se han instalado 17 capillas eucarísticas que permitirán la Adoración al Santísimo permanentemente durante toda la noche.

Mañana a las 9.30 horas se celebrará la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud. Por la tarde, a las 17.30, el Santo Padre se encontrará con 14.000 voluntarios de la JMJ en el que agradecerá su labor. La salida del Papa está prevista a las 18.30 en el aeropuerto de Barajas.