Una reflexión para el Viernes Santo

El maestro Ávila pregona un viernes de dolor y exhorta a llorar la pasión de Cristo.

CRISTO-DE-LA-PROVIDENCIAJesús es “presentado ante el juez y sentenciado a muerte y llevó la cruz sobre sus hombros y después fue crucificado en ella con todo lo demás que pasó hasta que encomendó su espíritu en las manos del Padre y murió (Audi Filia 72).

Hoy los creyentes procesionan con el Nazareno camino de la muerte y camino de la Redención. ¡Entrégale tus pecados a Cristo! Y ¡únete a María que llora por su hijo, únete en la oración y espera la salvación!