Una puerta abierta a la esperanza en Santa Luisa de Marillac

El campamento se celebrará durante los meses de julio y agosto. Las inscripciones se pueden realizar hasta el 30 de abril

 

“La puerta verde” es un proyecto pastoral que ya se ha puesto en marcha en la parroquia de Santa Luisa de Marillac, situada en el polígono Guadalquivir, y que quiere extenderse a todo el arciprestazgo como una nueva forma de tender un puente de esperanza hacia las familias que no tienen recursos. El párroco, Miguel David Pozo León, describía este proyecto como “la necesidad de pintar puertas verdes frente a los ojos de quienes no confían en el futuro ya que no han tenido una experiencia de felicidad en su vida; se trata de ofrecerles el cambó y la posibilidad de dar un giro en sus vidas.

El Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, ha tenido la oportunidad de conocer esta iniciativa para la que ya se han formado un grupo de jóvenes monitores que trabajarán en los campamentos urbanos para niños y adolescentes que se llevarán a cabo en la parroquia en los meses de verano. El campamento se celebrará durante los meses de julio y agosto y las inscripciones se pueden realizar hasta el 30 de abril.

Un proyecto que quiere crecer

El proyecto se extenderá más allá del Polígono Guadalquivir y hacia todo el Sector Sur. Están todos invitados a pasar por esta puerta verde. Este año está dirigido a 250 niños que serán atendidos por 50 monitores de tres procedencias: seminaristas, jóvenes de institutos y jóvenes que están en la calle. De jueves a domingo se preparan como monitores y de domingo a domingo llevan a cabo el campamento en un acercamiento meditado para que “el joven vea que la cultura no es una agresión sino una posibilidad para salir del bache”, afirma Miguel David. Además contará con la implicación de los padres que participarán, también formados por monitores experimentados.