Una cordobesa plasmará parte de la vida de San Juan de Ávila en Roma

A través de una pintura, la cordobesa Inmaculada Ramírez reflejará la historia y la vida del Maestro en la casa de San Juan de Ávila en Roma

A finales del mes de noviembre, se podrá contemplar en Roma, concretamente en la casa de San Juan de Ávila, una pintura en la que se recogen aspectos especialmente vinculados a la vida del Santo Maestro. Su pasión evangelizadora en muchos lugares, su amor a Dios y una frase de el mismo, “Sepan todos que nuestro Dios es amor”, son algunos de los elementos que se podrán apreciar en la pintura que la cordobesa Inmaculada Ramírez realizará la próxima semana en Roma. Un boceto que, como nos cuenta en la siguiente entrevista, ha sido muy bien acogido por el Obispo.

P: ¿Cómo surge la idea de hacer esta pintura?

R: La idea brota del Sr. Obispo al visitar la nueva residencia de ocio y tiempo libre en Torrox, y ver el mural que pinté en la Capilla de dicha residencia. Le gustó y me propuso que pensara un proyecto para la Casa de San Juan de Ávila en Roma. Este ofrecimiento me causó una gran ilusión, no sólo por lo que para mí significa pintar, sino por el tema y el lugar tan significativo para nuestra fe donde se ubicará.

P: ¿En qué te inspiras?

R: Me he inspirado, para plasmar esta alegoría, en la historia de San Juan de Ávila: su vida entregada, su pasión evangelizadora en muchos lugares, pero especialmente, su vivencia de entrega y su deseo de transmitir el amor a Dios. Destaco en el mural una frase suya que recoge este sentido: “Sepan todos que Dios es amor”.

P: ¿Nos podrías explicar de manera breve la imagen?

R: En la composición destaca la figura de San Juan de Ávila, abrazado a la parra, recordando así, la que había en el patio de su casa en Montilla. A la vez se abraza a la cruz de Jesucristo, de quien recibe la fuerza y la ayuda, y es centro de su evangelización. El tronco y las ramas de la parra forman una cruz que, junto con la línea de horizonte de la campiña, simbolizan el signo del pez (símbolo de los primeros cristianos). En el fondo de la composición, aparecen los lugares más significativos donde San Juan de Ávila desarrolla su misión pastoral. Los colores empleados, ocres y verdosos, también nos recuerdan la zona de la Campiña y Castilla donde vivió.

P: ¿Dónde la vas a plasmar?

R: Se ubica en la pared frontal de la recepción de la Casa de San Juan de Ávila en Roma.

P: ¿Cuándo iniciarás el trabajo?

R: Del 20 al 27 de noviembre estaré en Roma realizando el proyecto. A partir de esta fecha lo podrán ver todas las personas que se alojen en la casa. El Sr. Obispo tiene intención de bendecirlo, aunque esta fecha dependerá de su agenda.

P: ¿Qué le pareció al Obispo?

R: Le gustó mucho el proyecto que le presenté y se mostró ilusionado con la idea de llevarlo a cabo. En todo momento he tenido su respaldo y apoyo.

P: Finalmente, ¿se podrá ver en algún otro sitio además de en Roma?

R: En principio no he pensado que la pintura pueda estar en otro lugar, aunque siempre se puede realizar una réplica para que podamos tenerlo donde se desee.