Un viaje apostólico para pedir por la paz en Colombia

El Papa Francisco ha visitado las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena de Indias, del 6 al 11 de septiembre.

El Papa Francisco ha visitado Colombia en su 20 viaje apostólico, del 6 al 11 de septiembre. Una visita que llevaba por lema “dar el primer paso” y que ha servido para llevar su mensaje de paz y reconciliación a un país que sufre los conflictos armados de las FARC desde hace más de 60 años.

El Pontífice llegó el día 7 de septiembre a Bogotá donde mantuvo en primer lugar, un encuentro con las autoridades en la Plaza de Armas de la Casa de Nariño. A continuación, visitó al presidente de la República, Juan Manuel Santos, y posteriormente, visitó la Catedral. Cabe destacar las palabras dirigidas a los jóvenes desde el balcón del Palacio Cardenalicio, antes de impartir la bendición. A ellos les dijo: “Mantengan viva la alegría, es signo del corazón joven, del corazón que ha encontrado al Señor. Y también les invitó a perdonar al que les hubiera herido. También se reunió con los obispos y presidió la santa misa en el parque Simón Bolívar.

En la segunda jornada, ya en Villavicencio, mantuvo un gran encuentro de oración por la reconciliación nacional en el Parque Las Molocas. Posteriormente, visitó el monumento a la cruz de la reconciliación en el parque de los Fundadores.

En su visita a Medellín, el pasado 9 de septiembre, el sucesor de Pedro celebró la santa misa en el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera donde exhortó: “la Iglesia en Colombia está llamada a la formación de discípulos misioneros”. A continuación, saludó a los niños que viven en el Hogar San José. A los responsables de esta casa les recordó dos premisas: “el amor que sabe ver a Jesús presente en los más pequeños y débiles, y el deber sagrado de llevar a los niños a Jesús”, afirmó.

Finalmente, en Cartagena de Indias bendijo la primera piedra de una casa para los sin techo, dirigió el rezo del Ángelus delante de la iglesia de San Pedro Claver. Y ya en la santa misa celebrada en el área portuaria de Contecar, el Obispo de Roma insistió una vez más en la necesidad de conseguir la paz: “Colombia, tu hermano te necesita, ve a su encuentro llevando el abrazo de paz, libre de toda violencia, esclavos de la paz, para siempre”.