Un sí definitivo al Señor

Francisco Javier Muñoz y Miguel Ramírez son los nuevos sacerdotes con los que la diócesis de Córdoba contará a partir del viernes 22 de octubre, cuando reciban el grado del Orden Sacerdotal, en la Santa Iglesia Catedral, de manos del Obispo

Ganas e ilusión invaden el corazón de dos jóvenes que tras un largo periodo de formación, el próximo viernes, 22 de octubre, cumplirán su sueño y dirán sí al Señor, un sí definitivo que cambiará por completo sus vidas.

Francisco Javier Muñoz y Miguel Ramírez recibirán el sacramento del Orden de manos del Obispo, monseñor Demetrio Fernández, en la Santa Iglesia Catedral, en compañía de sus rectores, formadores, compañeros y familiares.

Ambos pertenecen al Seminario Conciliar “San Pelagio”, donde durante todos estos años han podido vencer el miedo y la duda de dejar todo para seguir la llamada del Señor. “Con la  ayuda de Dios y los formadores, uno va quitándose el miedo e intentando hacerlo lo mejor que puede. Hay que tener precaución porque es una responsabilidad muy grande, pero con la ayuda de los demás vamos quitando los miedos”, asegura Francisco Javier Muñoz. Miguel Ramírez añade que “no es cuestión de vencerlo o no, es el Señor el que nos va llevando por el miedo para hacernos ver que esto no es “mío” sino que es solamente suyo y que solo de su mano podemos seguir caminando hacia Él”.

Son muchos los sentimientos que afloran en el interior de estos dos chicos que llegaron cuando apenas eran niños al Seminario y que ahora ven su sueño hecho realidad, ser sacerdotes de Cristo para servir al mundo. “Espero ser un instrumento del Señor y dar de mí todo lo que pueda y todo lo que Él me permita por su gracia, ser medio entre mis hermanos sacerdotes y entre la Iglesia y Jesucristo, para que puedan conocer y amar más al Señor”, explica Miguel Ramírez quien desea con toda su alma poder trabajar en la viña del Señor, siendo lo más parecido a Él, como refleja en sus palabras también Francisco Javier Muñoz: “Quiero ser un sacerdote lo más parecido al Señor, pues el modelo es Jesús y aunque sea difícil, hay que intentar acercarse cada vez más al Señor”. Para Javier, seguir el ejemplo de modelos sacerdotales como San Juan de Ávila o San Francisco Javier, podrán ayudarle mucho en esta nueva etapa que va a comenzar en su vida.

A pocos días de recibir el Orden Sacerdotal, Francisco Javier y Miguel se encuentran con muchas ganas e ilusión de vivir el momento. “Después de un tiempo prolongado de diaconado uno tiene ganas de entregarse plenamente al Señor también en el sacerdocio, que es donde Él me ha llamado. Se va acercando la fecha y estoy un poco nervioso y aunque veo que no estoy a la altura de este don tan grande, se que el Señor si está a la altura de este pobre pecador”, asegura Miguel.

Ambos conocían su destino pastoral desde el pasado mes de junio, lo cual les ha permitido adentrarse en la vida de una comunidad parroquial y vivir de una manera diferente su ordenación, como explica Francisco Javier: “Tengo muchas ganas e ilusión ante el día de mi ordenación, pero es verdad que como ya estoy en la parroquia de San Miguel las actividades y el ajetreo hacen que no me preocupe tanto en ese día. Lo estoy viviendo con menos agobio del que podría haber tenido de no estar en la parroquia, que además me ha ayudado de ver la necesidad de sacerdotes que hay”.

Serán ordenados el día en que la Iglesia celebra la memoria litúrgica de san juan Pablo II, a las 19:00 horas, pasando a formar parte de una Iglesia viva, de la que esperan que “todos tengan su sitio, sacerdotes, laicos o matrimonios, que sigan creciendo como Iglesia y viviendo como Dios quiere que lo hagamos”, expresa Francisco Javier. Por su parte, Miguel imagina “una Iglesia pequeña, que no es una Iglesia de masas pero si muy viva y que pueda ser bálsamo entre los más pobres y necesitados, no solo a nivel material sino también necesitados del amor de Jesucristo”.

Primeras misas

Miguel Ramírez González celebrará su primera misa el próximo 23 de octubre, en la parroquia de San Miguel Arcángel de Palenciana, a las 12:30 horas, y Francisco Javier Muñoz García lo hará en la parroquia de la Santísima Trinidad y María Inmaculada de Priego de Córdoba, el próximo 24 de octubre, a las 12:00 horas.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES