Un mes para María

Los distintos santuarios marianos de la Diócesis se disponen para recibir a cientos de peregrinos durante el mes de mayo. Un mes en el que también se invita a los fieles a rezar el Santo Rosario.

Ya han comenzado las romerías y las fiestas marianas donde nuestra madre del Cielo es la protagonista. Santo Domingo, la Virgen de Linares y del Rocío son tan sólo algunos ejemplos de la piedad popular que reúne todos los años en peregrinación a cientos de fieles.

Pero también Ntra. Sra. de Alcantarilla en Belalcázar, la Virgen de Araceli de Lucena, Ntra. Sra de las Veredas de Torrecampo, y la Virgen de la Sierra de Cabra son otras de las muchas advocaciones a través de las cuales los fieles veneran a la Virgen en nuestra Diócesis.

Durante todo este mes se engalanan las calles y balcones con flores dedicadas a María así como las parroquias y santuarios donde se exponen las imágenes marianas. Pero también se suceden los cultos litúrgicos que invitan a rezar y a dedicar más tiempo a la Virgen, siendo el Santo Rosario la oración preferida por San Juan Pablo II.