Un Consejo de Pastoral centrado en la educación y la misión de los laicos

El pasado sábado, 4 de febrero se celebró la reunión anual de esta institución diocesana representativa de todos los sectores eclesiales. La reunión se celebró en la Casa de Espiritualidad de San Antonio.

El pasado sábado, 4 de febrero tuvo lugar la reunión anual del Consejo Diocesano de Pastoral. Un consejo “donde están representados todos los sectores del pueblo de Dios que camina en Córdoba: presbíteros, consagrados, religiosos y religiosas, y fieles laicos en su mayoría”, según explicó el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández en su bienvenida. La reunión tuvo como objetivo “tener un momento de encuentro y de comunión pero donde se buscaba sobre todo la participación de todos los presentes”, continuó el Obispo.

La primera ponente fue la Delegada Diocesana de Enseñanza, Ana María Roldán, quien explicó el tema de “La identidad católica de la enseñanza en la escuela pública y concertada: presente y futuro". Ana María fue desgranando cuál es “la misión de la Iglesia a través de la educación” y lanzó la siguiente pregunta a los presentes: ¿Creemos que tenemos la solución a los problemas de los jóvenes de hoy, que tenemos una respuesta, algo que anunciar que es lo que va a dar salida al deseo de felicidad que tenemos todo ser humano? Y abordando el Magisterio de la Iglesia sobre la educación católica explica que esta “es un beneficio para toda la sociedad”.

Posteriormente, el Delegado de Apostolado Seglar, Salvador Ruiz, informó sobre el Encuentro Diocesano de Laicos que tendrá lugar el próximo 7 de octubre, y que “pretende ser un gran acontecimiento eclesial, una gran manifestación de una fe alegre y jovial, y una acción de gracias por nuestra pertenencia a la Iglesia”.

Entre otros temas se abordó el "Programa Diocesano de Desarrollo pastoral para avanzar hacia una economía de comunión", de la mano del Director de Desarrollo, Juan Luis Martínez Sánchez, quien explicó que esto era algo novedoso en España y donde intervienen factores como la fraternidad y la caridad y de ahí la lógica de la economía de la comunión.

Finalmente, se presentó el "Directorio Diocesano de pastoral familiar y situaciones matrimoniales irregulares o complejas".