“Tras un grave accidente de coche, sentí que el Señor me había buscado”

Sor María Dolores de Jesús Domínguez Pérez es una de las siete hermanas de la comunidad de Carmelitas de la Antigua Observancia que residen en Córdoba, concretamente en la calle Ortega Munilla, en el barrio de El Brillante. A sus 62 años de edad, nos cuenta entre otras cosas cómo sintió la llamada del Señor.

Vida contemplativa (6)Iglesia en Córdoba: ¿Qué pasó en su vida para que se consagrara a Dios?

Sor María Dolores de Jesús: Nací en el seno de una familia profundamente religiosa y me eduqué en un colegio religioso, pero mi juventud la viví de un modo muy superficial. Con 26 años, tuve un grave accidente de coche y estuve a punto de morir. El hecho de ver que seguía con vida me hizo sentir, en lo más profundo de mi ser, que era el mismo Dios quien deseaba que siguiera viviendo. Aquellos días en el hospital fue una experiencia profundísima, el Señor estaba muy cerca de mí, me había buscado como el Pastor a su ovejilla perdida y desorientada, y me había encontrado. “Encontré el Amor de mi alma”, en medio del dolor de mis heridas físicas, me di cuenta que solo quería vivir para Él. Desde aquel encuentro con mayúsculas, volví a la Iglesia con la certeza de que el Señor tenía una misión para mí y se fue concretizando hasta descubrir que me quería carmelita contemplativa.

IEC: ¿Qué recuerdo tiene del día de su consagración?

MDJ: El día más feliz de mi vida, porque como dice San Pablo, “por la gracia de Dios soy lo que soy”.

IEC: Entonces, una carmelita contemplativa ¿qué hace un día normal?

MDJ: Rezar. Nuestro horario está acomodado a nuestra misión que es la oración, con el rezo de la Liturgia de las Horas. También, organizamos y acogemos a las hermanas jóvenes que están en la etapa de formación inicial, y profesas solemnes que acuden a los cursos de formación permanente; y además, realizamos trabajos de confección de escapularios, rosarios, labores de punto y dulces en Navidad.

IEC: ¿Qué le pide a Dios cada día para desempeñar su servicio?

MDJ: Un corazón humilde, agradecido y alegre para cantar la bondad del Señor y su amor por todos los hombres, ofreciendo mi día por las necesidades de la Iglesia y del mundo.

IEC: ¿Cómo suele explicar la vida contemplativa en un mundo tan utilitarista?

MDJ: La fuente de la contemplación es el amor y el lenguaje del amor lo entiende todo el mundo. Esa es nuestra vocación contemplativa que nace de la profunda experiencia de sentir la “mirada amorosa de Jesús” que pronuncia tu nombre y te llama para estar con Él. El amor purifica nuestros pensamientos, sana nuestras heridas, nos une a todos como hermanos. Allá donde haya un hombre, la carmelita encuentra a un hermano por el que dar la vida y al que dar acogida en su corazón.

IEC: Un recuerdo de su vida consagrada que jamás se le olvidará…

MDJ: El encuentro con el Papa Benedicto XVI en el Escorial con todas las monjas contemplativas de España durante la JMJ Madrid 2011. Sientes de forma especial a la Iglesia como Madre que  en la diversidad de carismas, nos quiere unidos como hermanos.

IEC: Lo más bonito de ser consagrada es…

MDJ: Ser libre para amar sin reservas a Dios y a nuestros hermanos los hombres.

 INSTITUTO DE CARMELITAS DE LA ANTIGUA OBSERVANCIA

  • Fue fundado en el siglo XII, cuando algunos penitentes-peregrinos, provenientes de Europa, se establecieron junto a la "fuente de Elías", en una de las estrechas vaguadas del Monte Carmelo, para vivir en forma eremítica y en la imitación del Profeta Elías su vida cristiana en la misma tierra del Señor Jesucristo. Habiendo sido construida una pequeña iglesia en medio de las celdas, la dedicaron a María, Madre de Jesús, desarrollando el sentido de pertenencia a la Virgen como la Señora del lugar y como Patrona, y tomaron de ahí el nombre de "Hermanos de Santa María del Monte Carmelo".
  • Es una fundación de la Federación “Mater et Decor Carmeli” de monjas carmelitas de la provincia Bética. Está compuesta actualmente por 12 monasterios: 9 en Andalucía, 1 en Canarias y 2 en Portugal.
  • En Córdoba, la primera comunidad se constituye el 5 de Septiembre de 1985. El Monasterio fue inaugurado el 20 de Julio de 1986, siendo bendecido por don José Antonio Infantes Florido.