“Tener vocación misionera es un don, una gracia de Dios”

Más de treinta años como misionero le han servido a Antonio César Fernández para aprender a no echarse para atrás en las adversidades, mirar siempre adelante y ser optimista. Educar y evangelizar es la principal tarea de su carisma salesiano, lo que lleva haciendo en países de África desde hace casi cuarenta años.