Suspendidas las Fiestas Aracelitanas de este año en Lucena

La Archicofradía no descarta celebrarlas más adelante, en función de cómo de desarrolle la pandemia

La Real Archicofradía de María Santísima de Araceli y el Ayuntamiento de Lucena han decidido suspender las Fiestas Aracelitanas de este año, previstas de abril a junio. Se trata de una decisión meditada por parte de ambas entidades ante la crisis sanitaria que está sufriendo el mundo entero.

Para la localidad suspender las fiestas en honor a su patrona supone “una gran decepción” como ha asegurado David Aguilera, Vicario Episcopal de la Campiña y Consiliario de la Archicofradía, ya que esta advocación es el centro, junto con la Semana Santa, de la piedad popular de Lucena. Para los lucentinos no se trata de suspender una fiesta más, no es una cuestión puramente folclórica o de ocio, sino “algo más íntimo”, según ha asegurado Aguilera. El párroco de San Matero Apóstol reconoce que los fieles viven “con verdadera fe” estas fiestas y no ven a la Virgen como una imagen sin más, sino que ven “a la madre de Dios”.

Las Fiestas Aracelitanas comenzaban el próximo 19 de abril con la bajada de la Virgen hasta la parroquia de San Mateo Apóstol, coincidiendo con un encuentro de Cofradías Sacramentales organizado en Lucena con motivo del quinientos aniversario de la Archicofradía del Santísimo Sacramento. David Aguilera asegura que la suspensión de la bajada condiciona todas las celebraciones, bodas, bautizos, comuniones, confirmaciones o novena solemne, entre otras.

La Archicofradía de María Santísima de Araceli baraja la posibilidad de posponer las fiestas a otro mes del año, “junio o septiembre” según ha declarado su consiliario, dependiendo siempre del desarrollo del a pandemia. Esto sería posible ya que estas fiestas marianas no están “encorsetadas” en una fecha litúrgica, ha destacado Aguilera.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES