Solemnidad de San Acisclo y Santa Victoria

Mons. Braulio Rodríguez, Arzobispo de Toledo y Primado de España, presidió ayer la Misa en honor a San Acisclo y Santa Victoria, patronos de la Diócesis, en la basílica parroquia de San Pedro.

Cientos de fieles llenaron las naves del templo para asistir a la Eucaristía en rito Hispano-Mozárabe en honor a los Mártires cordobeses, presidida por Mons. Braulio Rodríguez, quien en la ceremonia estuvo acompañado por Mons. Demetrio Fernández. Además, la Eucaristía con la que cada año la Diócesis de Córdoba honra a sus patrones, contó con la participación del coro del Seminario Mayor San Pelagio.
En la homilía, el Arzobispo de Toledo manifestó que "la veneración de los Santos Mártires, San Acisclo y Santa Victoria, nos indica cómo los cristianos de los primeros siglos ponían por encima de todo a Jesucristo y, por eso, a los mártires les veneraban de un modo especial que les recordaba claramente el amor de Jesucristo".
En este sentido, destacó el valor de los mártires San Acisclo y Santa Victoria que Córdoba puede venerar como patronos de la ciudad y de la diócesis. "En esta iglesia, donde se encuentran sus restos, podemos volver a recordar el misterio cristiano", afirmó. Asimismo, explicó el significado de esta celebración, dentro del adviento, asegurando que "el ejemplo de nuestros mártires, de nuestros santos y de tantos hombres y mujeres cristianos a lo largo de los siglos, nos ayuda a que caminamos y recibamos fuerza para seguir viviendo la alegría de nuestra fe".
Finalizó la homilía pidiendo que estos santos, Acisclo y Victoria, nos ayuden a entender y caminar hacia adelante sabiendo que el Señor es la esperanza que nos ayuda a entender nuestra existencia.
Antes de concluir la celebración, Mons. Demetrio Fernández intervino para agradecer la presencia del Arzobispo de Toledo en nuestra Diócesis y explicó que Córdoba es una Diócesis de Mártires y regada por la sangre de éstos.

 

 

Homilía de Mons. Braulio Rodríguez, Arzobispo de Toledo, Primado de España

descargar

Alocución de Mons. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba

descargar