Sentido del Día, Viernes Santo

El Viernes Santo, siguiendo al maestro Ávila hay que pasarlo con gran llanto.

Pensando cómo el Señor fue “presentado ante el juez y sentenciado a muerte y llevó la cruz sobre sus hombros y después fue crucificado en ella con todo lo demás que pasó hasta que encomendó su espíritu en las manos del Padre y murió (Audi Filia 72).

Cualquier Viernes Santo de nuestros pueblos vive así, como quiere el Santo Doctor y maestro, esta jornada. Por humilde y sencilla que sea ¿qué pueblo o aldea no procesiona hoy a una imagen del Nazareno: Jesús con la cruz a cuestas? El pueblo cristiano sencillo y creyente lo llama así: Nuestro Padre Jesús Nazareno. ¡Qué menos!

Y no hay Viernes Santo sin la imagen bendita de la Virgen en su dolor acompañando a Jesús. El pueblo llano la acompaña así: “Capitana de la Angustia: no quiero que sufras tanto”.