Sentido del Día, Domingo de Ramos

Semana Santa en el 2012. Esta semana de la pasión, muerte y resurrección de Cristo la vamos a recordar guiados por un maestro de maestros.

Un maestro de santos, un ya anunciado Doctor de la Iglesia: San Juan de Ávila quien como nadie supo contemplar viviendo y vivir contemplando el misterio de la Pasión del Señor.

Con él nos adentramos en la bulliciosa mañana del Domingo de Ramos entre los muchachos y la muchedumbre. Y como en los Ejercicios ignacianos: “vemos lo que hacen, oímos lo que dicen como si presentes nos halláramos”.

Con júbilo y curiosidad también preguntamos como preguntaron los discípulos “¿por qué desatáis el borrico?”, “Porque el Señor lo necesita”, fue la respuesta a la demanda curiosa.

A la Iglesia hoy también le hacen preguntas curiosas como la del borrico desatado y es que la Iglesia actúa como los discípulos que son enviados a preparar la Pascua y no tiene más respuesta que ésta: “El Señor lo necesita”.

“Bendito el que viene y nos trae la misericordia de Dios”. “El Maestro está aquí y te llama”. Bienvenido seas, Santo maestro, Doctor Ecclesiae, Magister Sanctorum.