La etiqueta #ParemosLaLeyCelaa consigue ser trending topic

La convocatoria #ParemosLaLeyCelaa ha tenido lugar el 20 de mayo a las 12:00 y a las 18:00 horas

La LOMLOE, que se tramita a ritmo acelerado durante la pandemia del COVID-19, arrincona la asignatura de religión católica que es cursada por 3,3 millones de niños en España, el 61% de los del sistema educativo. En nuestra Diócesis el casi 80% del alumnado elige la asignatura en la enseñanza pública.

Con la LOMLOE, el Gobierno de España rebaja el derecho de las familias de educar a sus hijos conforme a sus propias creencias y convicciones. España en su Carta Magna había alcanzado un consenso en materia de educación que viene reflejado especialmente en sus artículos 16 y 27 y que, ahora, puede romperse de manera unilateral.

La propuesta ministerial, sin embargo, perjudica particularmente  a la enseñanza de la Religión en la escuela, aplicando un laicismo excluyente ajeno a la Constitución y contrario a la demanda de las familias que, solo en el modelo de confesionalidad católica, alcanza cerca de 3.300.000 millones de alumnos, más del 61% del total de los alumnos del sistema educativo. “Si la escuela persigue la educación integral no cabe otra posibilidad que ofrecer la asignatura de religión en condiciones dignas. De no ser así, se hurtaría el derecho básico que todo alumno tiene de adquirir las herramientas necesarias para comprender el mundo desde una perspectiva transcendental e integradora”, indica la delegada diocesana de Enseñanza, Ana María Roldán.

Desde la Delegación de Enseñanza aseguran que “la inexistencia de un Pacto de Estado hace que la educación vuelva a estar sometida a los vaivenes ideológicos de los partidos de turno. En Europa se imparte religión de modo estable y regular, con una carga lectiva semanal digna que permite su estudio normalizado. Una vez más, el Gobierno evita fijarse en Europa o en los países que tienen un alto grado de éxito escolar como es el caso de Finlandia, Dinamarca, Austria, Bélgica, Luxemburgo, Suecia, Reino Unido o Alemania”. Es por ello que los profesores proponen que la asignatura de religión esté presente en el marco escolar sin tensiones, posibilitando así a los padres el ejercicio de su derecho a educar a sus hijos conforme a sus  propias creencias y convicciones. “Es necesario pues habilitar una solución de consenso que permita la posibilidad de elegir libremente esta asignatura, con una carga lectiva digna y con una asignatura alternativa de carácter académico, con el valor de la evaluación como criterio pedagógico imprescindible y que sea computable para la media y el acceso a becas”, explica Ana María Roldán.

Tras esta masiva manifestación en redes, desde #ReliEsmas se espera que la ministra busque el consenso de las mayorías y no simplemente “el equilibrio aritmético parlamentario”.