Segunda jornada del Congreso centrada en la trascendencia de Osio para la Iglesia

Durante la jornada del día 29 de octubre, se impartirán un total de cinco ponencias que ilustrarán el papel de Osio como precursor del Concilio de Elvira, su labor como consejero de Constantino y otros problemas más de tipo filosófico.

La segunda jornada del Congreso Internacional de Osio que se está celebrando en el Palacio Episcopal, del 28 al 31 de octubre, bajo el título “El siglo de Osio de Córdoba”, se ha abierto esta mañana con la ponencia de Antonio González Blanco, Catedrático de Historia Antigua en Zaragoza y Murcia.

Bajo el epígrafe “Osio y el Concilio de Elvira”, Antonio González ha ido desgranando de la mano de tres autores: Gams, Dale y Victor de Clercq, la labor fundamental de Osio de Córdoba ante “un hecho histórico innegable” como fue el Concilio de Elvira. En este primer concilio cristiano celebrado en la Bética, se sitúa Osio como Obispo de dicha capital y podría haber sido su precursor. Asimismo, el autor ha destacado la intervención de Osio para impulsar la creación “de una estructura jerárquica de la Iglesia” o su iniciativa para los futuros concilios de Arlés, Nicea y Sárdica.

A continuación, se ha abordado el tema de “Osio, un obispo en la corte de Constantino”, a cargo de Rita Lizzi, investigadora del Departamento de Historia de la Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad de Turín, que aunque ha estado ausente en dicho Congreso, se ha leído su exposición. En ella, Lizzi ha concretado que, a pesar de que hay muchos momentos de la acción de Osio y de su vida sin atestiguar, una gran incertidumbre en cuanto a la acción y su figura se encuentra durante el reinado de Constantino. En este sentido, ha manifestado que "la tradición historiográfica convierte a Osio en uno de los consejeros del primer emperador cristiano". "Independientemente de los excesos críticos de los modernos, la carta de Osio al emperador Constantino, junto con las noticias de los antiguos historiadores eclesiásticos, testimonia que el Obispo de Córdoba fue confeso durante la persecución diocleciana en el periodo en el que España estaba controlada por Majencio", ha indicado.

En otro orden de cosas, centrándose en el papel de consejero imperial, ha planteado si "Osio se vio obligado a acompañar a Constantino en sus viajes, por ejemplo, de la Galia a Roma o desde Roma a Milán, lo que dio lugar a Sirmio". Finalmente, ha concluido haciendo referencia al reinado de Constantino, en el que Ossio pudo haber inspirado la política antidonatista en los años 316 a 317, habiendo obtenido la ley que permitió la liberación de los esclavos en la Iglesia.

Para concluir la mañana, Vittorino Grossi del Intituto Patrístico Agustiniano, ha disertado sobre “Osio y el donatismo”, centrándose en la contribución de Osio a la cuestión donatista; es decir, las premisas que vinculan a Osio con Ceciliano, los obispos de Roma y los emperadores romanos, así como en lo que se refiere a su aportación a la legislación imperial. Entre las grandes aportaciones de Osio destaca que “la Iglesia tenía que tener como referente a la silla de Pedro”, también se sentaron las bases sobre la “libertad de conciencia en materia religiosa” y un nuevo modelo de gestión de las relaciones jurídicas civiles y eclesiásticas.

Esta tarde

Durante la tarde: el profesor Juan José Ayán expondrá el tema del concilio de Nicea y el “problema de homoousios” y Gretchen Reydams-Schils basará su ponencia sobre Osio y el platonismo.