Se crea el Consejo Diocesano de Familia y Vida

Para potenciar la eficacia de la Delegación Diocesana de Familia y Vida.

Este organismo nace al interno de la Delegación y diocesana de Familia y Vida con el fin de impulsar nuevas iniciativas, con nuevos agentes, en este campo preferencial de evangelización.

Al frente de este consejo estarán tres sacerdotes: Jesús Poyato, Vicario de la Ciudad; Antonio Prieto, Consiliario de la Delegación de Familia y Vida; y Francisco Granados, Párroco de Nuestra Señora de la Esperanza. Igualmente formarán parte del mismo los delegados diocesanos, el matrimonio formado por José Gómez y Concepción Iglesias.

Además, en su reunión Plenaria aglutinará a los subdirectores de los COF instituidos en la Ciudad, Campiña y Sierra; además de incorporar a un matrimonio por cada uno de los arciprestazgos, y representantes de los movimientos que trabajan en el campo del matrimonio, la familia y la vida.