Se constituye el Consejo Diocesano de Laicos

Más de 50 miembros conformarán esta asamblea en representación de todos los laicos y seglares de la Diócesis de Córdoba.

La constitución oficial del Consejo Diocesano de Laicos tuvo lugar en la tarde del día 18 de marzo, en el Obispado de Córdoba. El acto estuvo presidido por el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, quien estuvo acompañado por el Vicario General, Francisco Jesús Orozco; el Delegado Diocesano de Apostolado Seglar, Álvaro Martínez; y el Canciller Secretario, Joaquín Alberto Nieva.

Los miembros citados anteriormente, junto con: el Presidente de la Acción Católica General, el Director del Secretariado del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, un responsable del Camino Neocatecumenal en la Diócesis, cuatro laicos en representación de cada una de las Vicarías Territoriales, un Presidente de Agrupaciones y Cofradías, el Director de Cáritas Diocesana, la Presidenta de Manos Unidas, el representante de las Asociaciones Católicas de Padres de Alumnos y los dos de la Delegación de Juventud, conforman la Comisión Permanente del Consejo Diocesano de Laicos.

Tras la presentación de los distintos miembros de la Asamblea plenaria, el Sr. Obispo explicó en qué consiste éste órgano diocesano, haciendo referencia al documento Christifideles Laici, del beato Juan Pablo II, que habla sobre la vocación y la misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo.

Seguidamente, indicó el significado de las palabras seglar y laico, que son sinónimos, pero la primera concibe a la persona que vive inserta en el mundo y la segunda matiza que es miembro del pueblo de Dios. Asimismo, mencionó el Concilio Vaticano II que “consagró la laicidad y autonomía de las realidades temporales (familia, trabajo, cultura) de este mundo”, de lo cual deriva el concepto de “laicidad positiva”; es decir, que “la religión es un factor positivo en la sociedad, contrario al laicismo enemigo de la religión en la vida pública de las sociedades”.

Finalmente trataron en la reunión los distintos puntos contenidos en los estatutos y el prelado agradeció a todos los presentes su disposición, afirmando que “la Iglesia llegará al mundo a través de los laicos”.