El complejo episcopal que late bajo naranjos

El equipo de investigación de la excavación del Patio de Los Naranjos describe los edificios de un entramado urbano más allá de los muros de la Mezquita

La aparición de un ábside en las excavaciones del Patio de los naranjos de la Mezquita Catedral de Córdoba motiva desde hace meses en el Cabildo Catedral la obligación de seguir interrogando al monumento e ir mostrando científicamente su origen. La institución ha permanecido incansable en la tarea de conocer la secuencia histórica de su construcción y lo hace con luz y taquígrafos, compartiendo el conocimiento de sus hallazgos.

¿Qué edificación fue arrasada para construir el templo Califal? ¿Qué edificio subyace bajo sus piedras? Son preguntas que  van teniendo respuesta con el rigor científico de una excavación que deja al descubierto un edificio cristiano de los siglos V-VI. El ábside es clave para entender que en el subsuelo de la Mezquita Catedral se erigió un complejo episcopal de la antigüedad tardía, posiblemente configuró el centro de la ciudad y se extendido más allá de sus muros actuales.

Los trabajos del equipo de investigación, encabezado por profesor de la Universidad de Córdoba, Alberto León, y el arqueólogo Raimundo Ortiz, especialista titular del monumento, arrojan mucha luz para conocer la secuencia histórica de la edificación, que antes de la invasión musulmana fue cristiana como refrendan estos estudios arqueológicos.  Los arqueólogos,  que iniciaron el pasado mes de septiembre las excavaciones en el Patio de los Naranjos de la Mezquita-Catedral de Córdoba pretenden, con el impulso del Cabildo, ampliar la zona que se encuentra bajo investigación con el objetivo de recopilar más datos y establecer una cronología exhaustiva de los elementos que han aparecido bajo la superficie del jardín. En esta entrevista responden a todas las preguntas sobre el complejo episcopal que tuvo vida antes de la intervención islámica.