San Juan de Ávila modelo de catequista

El Papa Francisco firma el Motu Proprio “Antiquum ministerium”, instituyendo así el ministerio de catequista

En la fiesta litúrgica de San Juan de Ávila, el Santo Padre firmó el Motu Proprio “Antiquum ministerium”. Se trata de un acontecimiento eclesial de gran importancia y precisamente dado a luz en la memoria del Santo Maestro Ávila.

Mons. Fisichella en la presentación de este documento pontificio recalcó de forma especial la dimensión catequética de San Juan de Ávila afirmando: «Es significativo que el Papa Francisco haga público este Motu proprio en la memoria litúrgica de San Juan de Ávila (1499-1569). Este Doctor de la Iglesia fue capaz de ofrecer a los creyentes de su tiempo la belleza de la Palabra de Dios y la enseñanza viva de la Iglesia en un lenguaje no sólo accesible a todos, sino revestido de una intensa espiritualidad. Era un magnifico teólogo, y por ello un gran catequista. Redactó en 1554 el catecismo La Doctrina Cristiana, dividido en cuatro partes, con un lenguaje tan sencillo y accesible para todos que podía ser cantado como una cantilena, y aprendido de memoria como una canción infantil útil para todas las circunstancias de la vida. La elección de esta fecha no es casual, porque compromete a los catequistas a inspirarse en el testimonio de un santo que hizo fecundo su apostolado catequístico a través de la oración, el estudio de la teología y la simple comunicación de la fe».

Este acontecimiento servirá para profundizar más en la figura de San Juan de Ávila como catequista.

San Juan de Ávila, catequista

COMPARTIR EN REDES SOCIALES