Retiro de Adviento para los sacerdotes de la Vicaría de la Campiña

El retiro estuvo dirigido por D. Juan José Asenjo, quien agradeció las muestras de cariño recibidas por su nombramiento como Arzobispo coadjutor de Sevilla y manifestó que lleva a Córdoba en su corazón.

retiroadvientoEl pasado 11 de diciembre, en la Residencia “San José” de Cabra, dirigido por D. Juan José Asenjo, los sacerdotes de la Vicaría de la Campiña celebraron su Retiro de Adviento. La meditación del Sr. Obispo tenía como fin prepararnos a la celebración de ese acontecimiento único en la historia: la Encarnación de Jesucristo, el Hijo de Dios. Y hacerlo con detenimiento, reposo, conscientemente. Hay que recibirle “con humildad, como pobres e indigentes que somos. Dios nos necesita pobres, enfermos, vacíos, débiles… para enriquecernos, curarnos, llenarnos, fortalecernos. Dejarnos humildemente salvar por Él (cf. Sal 20)”.
Se centró en dos puntos: Dios se hace hombre, y fue por obra del Espíritu Santo. En la primera parte, tras reconocer la dignidad inalienable del ser humano, quiso reforzar en nosotros la verdadera humanidad que debe vivir un sacerdote. Lo contrario es des-humanizarse, el pecado, con la tentación constante de la mentira y la envidia, que se combaten con la Verdad y la Caridad.
En la segunda parte de la meditación expuso la acción del Espíritu Santo en la vida y misión de los sacerdotes. Al igual que en el seno suave de María se encarnó el Verbo, por obra y gracia del Espíritu, su renovación puede obrar en nosotros. La actitud diaria y permanente de acción de gracias; la fidelidad al testigo fiel y leal que es Cristo; dar gratis lo que gratis se ha recibido; ser amigo de Jesús, más que un simple siervo; y, la alegría sacerdotal, que anima y atrae a la gente. Concluía así el Sr. Obispo: “Entrar en Belén, sin prisas, para que la luz de Cristo ilumine y dé fuerza. Con Santa María, en cuyo regazo siempre nos encontraremos al Señor Jesús”.
Tras un largo tiempo de oración ante el Santísimo Sacramento, se celebró comunitariamente el Sacramento de la Reconciliación, que es la mejor preparación a la venida de Jesús a la vida de cada cristiano, y más aún en los sacerdotes.

El retiro concluyó con una comida fraterna en la Residencia, momento en el cual D. Juan José agradeció las muestras de cariño recibidas por su nombramiento como Arzobispo coadjutor de Sevilla y manifestó que lleva a Córdoba en su corazón, especialmente a sus sacerdotes, a un buen Seminario, los religiosos y religiosas, y a los fieles.