Restaurado el retablo mayor de la iglesia de Castro del Río

Tras un mes de restauración, el pasado 22 de septiembre fue inaugurado el retablo mayor de la iglesia de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Castro del Río.

La iglesia de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Castro del Río culminó el pasado sábado la restauración de su retablo mayor, tras un mes de trabajo. El objeto de la actuación fue arreglar los importantes deterioros que presentaba derivados de causas diversas, entre las que habría que destacar por un lado los factores medioambientales y por otro los desgraciados sucesos de la guerra civil que afectaron a la estructura arquitectónica del conjunto. A ello se añadieron desafortunadas intervenciones llevadas a cabo en los últimos años.

Este conjunto documentado en la primera mitad del siglo XVIII bajo la autoría de Gaspar Lorenzo de los Cobos, ha mejorado su aspecto gracias al trabajo de once alumnos de la especialidad de Conservación Restauración de la Universidad de Sevilla.

Fases de intervención

El gran artefacto de piezas que constituye el retablo se desmontó y desde hacía más de seis años permanecía en el suelo, ante el altar mayor, a la espera de un tratamiento correcto que le devolviese su lectura. La complejidad del caso hizo que los responsables de su custodia acudiesen a la Universidad de Sevilla, y con la iniciativa y apoyo de CICUS se firmó un convenio de colaboración entre la Universidad de Sevilla y el Ayuntamiento de Castro del Río para encontrar el correcto asesoramiento, a través de la implicación de los especialistas en Conservación Restauración de la Facultad de Bellas Artes.

Las directrices del proyecto fueron marcadas por profesionales formados en esta universidad y para la actuación de la primera fase el equipo contó con la colaboración de once alumnos de la especialidad de Conservación Restauración. Tras la clasificación y signado de cada pieza, el tratamiento buscó paliar los principales daños a través del criterio curativo y preventivo, consistente en la limpieza, desinsectación y consolidación estructural del soporte, dorados, y policromías.

El cierre de la campaña ha transformado el espacio en una improvisada exposición cuyo discurso pretende dos objetivos. Por un lado, poner al alcance del espectador la contemplación de un retablo desmontado, accediendo a detalles que serán imposibles de vislumbrar una vez devueltas las piezas a su enclave. Y por otro, divulgar la labor profesional del conservador-restaurador formado en el ámbito universitario siguiendo un programa multidisciplinar. En las piezas expuestas se puede valorar el estado que presentaban antes de la actuación, a través de testigos que contrastan con las zonas intervenidas. Permanecerá abierta hasta finales de septiembre, ofreciendo la oportunidad a cualquier interesado de observar cómo se está procediendo para rescatar la belleza de los estratos originales, ocultos por gruesas capas de polvo y burdos repintes.

Entre las instituciones directamente implicadas, además del Ayuntamiento de Castro del Río, se encuentra la Congregación de las Hermanas Hospitalarias y la Hermandad de Jesús Nazareno, que creó una asociación con la finalidad de buscar los canales financieros que permitan completar la actuación que culminará con el montaje definitivo.