Restauración del grupo escultórico titular de la hermandad de Ntra. Sra. Angustias

La restauración se prolongará por espacio de unos diez meses, de forma que se espera que las imágenes se repongan al culto en las primeras semanas de 2011, si se cumplen las fechas previstas.

hermandadEl Cabildo General de la hermandad de Nuestra Señora de las Angustias decidió el pasado domingo por unanimidad que las dos imágenes que componen su grupo escultórico titular se sometan a una restauración. Los trabajos se realizarán en las instalaciones del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), organismo dependiente de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, previsiblemente después de la próxima Semana Santa. El grupo escultórico que talló el cordobés Juan de Mesa en 1627 durante los últimos meses de su vida sólo ha sometido a una restauración anterior, la que realizó el profesor Francisco Peláez del Espino, también en Sevilla, en 1976.

La sesión, convocada de manera extraordinaria para tratar este asunto, contó con la presencia del director de Intervención del IAPH, Lorenzo Pérez del Campo, quien explicó con todos los pormenores a los hermanos el resultado del estudio que se practicó en el pasado mes de abril, para lo que se ayudó del abundante material gráfico obtenido durante esos días. Las pruebas radiográficas y de fotografías de ultravioleta y microscópicas detectaron diversos problemas, como la presencia de barnices sobre la policromía de las imágenes que, al oxidarse, han creado manchas.

También evidenciaron que la encarnadura original de las manos de la Virgen se conserva intacta tras otras dos capas posteriores, con lo que ahora se repondrá. El Cristo presenta toda su valiosa policromía intacta, aunque presenta algunos pequeños desprendimientos.

La propuesta del IAPH es dar a las dos imágenes un tratamiento contra los xilófagos para prevenir problemas, sustituir los brazos articulados de la Virgen por unos nuevos, descubrir la policromía original de las manos de Nuestra Señora de las Angustias y someter a las dos valiosas tallas a una limpieza general, que permitirá eliminar los barnices y los repintes que no sean originales. El hermano mayor, Antonio López de Letona, aseguró que para la cofradía era una “enorme responsabilidad” decidir sobre este asunto, pero recordó que es obligación de los hermanos legar las imágenes a quienes vengan después en el mejor estado posible.

Los hermanos que asistieron al cabildo respaldaron la decisión de forma unánime. La cofradía decana de Córdoba ha solicitado asimismo a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía que asuma el elevado coste de la restauración, dado el gran valor de las imágenes y su condición de parte fundamental del patrimonio histórico.