Reapertura al culto de la parroquia de San Bartolomé Apóstol de Baena

El templo estaba repleto de fieles que asistieron a la ceremonia presidida por D. Juan José Asenjo, Arzobispo Coadjutor de Sevilla y Administrador Apostólico de Córdoba.

baenaEl pasado día 1 de mayo tuvo lugar en Baena la reapertura al culto de la iglesia parroquial de San Bartolomé una vez concluidas las obras de restauración que comenzaron en diciembre de 2006 tras la firma del convenio entre el Obispado, Cajasur y el Ayuntamiento de la localidad, y cuyo coste final, tras las últimas aportaciones municipales, ha sido de 1.260.000 euros.

El acto civil comenzó a la 11:30h. cuando ya el templo se encontraba repleto de feligreses, y contó con la presencia del Arzobispo Coadjutor de Sevilla y Administrador Apostólico de Córdoba, D. Juan José Asenjo, el Director de la Fundación Cajasur, José Rafael Rich, el Alcalde de Baena, Luis Moreno y el párroco de San Bartolomé, Manuel Cuenca López. Tras descubrir la placa conmemorativa se dirigieron a la cabecera de la iglesia desde donde dirigieron unas palabras a los asistentes. A continuación, tuvo lugar la ceremonia religiosa, concelebrada por numerosos sacerdotes de la Diócesis, por el Vicario General, Fernando Cruz Conde, y el Vicario de la Campiña, Francisco Orozco. Mientras la Coral de Baena entonaba cánticos de acorde con la celebración, D. Juan José Asenjo consagró el nuevo altar colocando en él una reliquia de Santo Domingo Henares, mártir dominico bautizado en esta parroquia a finales del siglo XVIII.

Durante el acto de acción de gracias, el hermano mayor de la de la Real y Muy Antigua Hermandad Sacramental del Corpus Christi, José Manuel Cano de Mauvesín, en nombre de la comunidad parroquial de San Bartolomé, pronunció unas emotivas palabras a la vez que hizo entrega de una placa a Manuel Cuenca, como reconocimiento a su tremendo empeño y dedicación en la restauración de este templo. El párroco, emocionado, tuvo también palabras de agradecimiento para todos los asistentes y, en especial, para los que han colaborado muy de cerca en este proyecto, pidiendo, al igual que lo hiciera D. Juan José Asenjo, por esa Iglesia viva, esa parroquia espiritual que de nuevo ha de empezar a forjarse.