Rafael Navarro ha servido durante 25 años como notario en el Tribunal Diocesano

En este mes se ha jubilado dejando atrás muchos años de trabajo a la Iglesia, en la Curia diocesana

“He estado más de 25 años sirviendo a la Iglesia y ha sido todo un placer ver cómo he aprendido y he podido tener junto a mí a una familia, porque así considero a mis compañeros”, explicada Rafael Navarro a “Iglesia en Córdoba”, justo el día en el que dejaba su puesto de trabajo y comenzaba su jubilación. Y es que este montillano, tras finalizar su etapa como trabajador, ha querido constatar el cariño que siente hacia la que ha sido su casa durante todos estos años y en la que ha podido ejercer como notario junto a 4 obispos (Mons. José A. Infantes Florido, Mons. Javier Martínez, Mons. Juan José Asenjo y Mons. Demetrio Fernández).

Haciendo memoria de todos estos años, Rafael tiene claro que se queda no sólo con el cariño de los que han estado junto a él, tales como sacerdotes, obispos, vicario general y vicarios judiciales; sino también con todos los momentos vividos con sus compañeros, tanto en el trabajo como en momentos especiales como Navidad. “Me llevo a una familia de amigos, que me han apoyado en todo momento, y aunque a partir de ahora me dedicaré a mi familia y a mi madre, no dejaré de visitarlos, porque allí siempre tendré mi casa”, afirma.