Rafael Botí dona una obra de su padre al Obispado

La Virgen del Cruceiro es una obra del prestigioso pintor cordobés Rafael Botí pintada en 1964

Cargando reproductor...

Se trata de un óleo sobre lienzo de 100 X 75 cm  de la colección particular del pintor. Su hijo, el también Rafael Botí, ha decidido donarlo y se ha mostrado “encantado de que la imagen esté en Córdoba, no puede estar en mejores manos”. Refleja la Virgen del Cruceiro de la que Rafael se enamoró en un viaje con la filarmónica. Decidió realizar un pequeño boceto, hoy en el Palacio Episcopal también, con ciertas anotaciones que le permitieron pintar la obra desde la distancia. La obra se colocará, junto a dicho boceto, en la zona noble del Palacio Episcopal, según ha confirmado, Mª José Muñoz López, Directora del Museo Diocesano.

Rafael Botí (1900-1995) era músico de la Orquesta Filarmónica por lo que no podía dedicar todo el tiempo que quería a la pintura. Que no fuera su medio de vida le permitió hacer lo que quería, ser “un “pintor noble” como afirmaba su hijo, que no hacía “trampa” y que solo pintaba lo que de verdad le gustaba, “no pintaba para vender”. Cuenta en su colección con unos quinientos óleos y otras tantas imágenes, entre ellas varias del Cristo de los Faroles.