¿Qué hace la Iglesia con el dinero?

La Conferencia Episcopal Española presenta un año más a la sociedad la memoria justificativa de las actividades más importantes que lleva a cabo con el dinero que recibe de los que ponen la «X» en la casilla de la Iglesia católica en la Declaración de la Renta y de los católicos que contribuyen al sostenimiento económico de la Iglesia.

cartel-renta-14

Labor pastoral y evangelizadora
Más de 160.000 personas en España, entre sacerdotes, religiosos y religiosas, voluntarios, etc., están al servicio de los demás. Dispuestos a ser la mano tendida, consuelo, ayuda y esperanza.
Tan importante o más que la labor social de la Iglesia es su labor evangelizadora, de anuncio de la Palabra de Dios, de celebración de los sacramentos, etcétera.
• 59.882 religiosos
• 19.621 sacerdotes
• Más de 22.000 parroquias (22.842)
• Más de 85.000 catequistas (85.751)
• 14.000 misioneros (9.873 en América; 1.370 en Europa; 1.861 en África; 861 en Asia y 36 en Oceanía).
Repartidas en el mundo hay 117.119 instituciones sociales defendiendo la dignidad de las personas y 209.670 instituciones educativas salvaguardando el derecho universal a la educación.
La Iglesia a través de los sacerdotes, de religiosos y religiosas, de miles de voluntarios ofrece ayuda espiritual y consejo humano acompañando a miles y miles de personas de todas las edades. Además, los sacerdotes anuncian el Evangelio y administran los sacramentos.
Como ejemplo, en el año 2011, 184 capellanes y 2.987 voluntarios fueron fuente de esperanza y consuelo para los reclusos de 82 centros penitenciarios. Su labor: formación, campos de trabajo, acompañamiento a enfermos, visitas a las familias de los reclusos, oración, formación bíblica y cristiana, celebraciones litúrgicas, etcétera.
Más de 49 millones de horas dedicadas a la actividad pastoral por sacerdotes y seglares voluntarios.
El coste de estas actividades ofrecidas por la Iglesia, si hubieran de ser contratadas a precio de mercado, supondrían 1.957 millones de euros. El coste para la Iglesia es de 818 millones de euros. Lo que supone, por tanto, un ahorro cercano a 1.139 millones de euros en la prestación de estas actividades.
Cada euro que se invierte en la Iglesia rinde como 2,39 €.

Labor litúrgica
La Iglesia ofrece esperanza, consuelo, ayuda, formación humana, apoyo espiritual en momentos de dificultad...
Cuántos niños asisten semanalmente a catequesis y se preparan para recibir la primera comunión; cuántos jóvenes se preparan para la confirmación; cuántas parejas reciben la bendición de Dios en el sacramento del matrimonio; cuántas familias son acompañadas en los momentos de dolor y de muerte.
• 292.143 niños recibieron el sacramento del Bautismo en 2011
• 250.916 Primeras Comuniones se celebraron en España en 2011
• En 2011 recibieron el sacramento de la Confirmación 109.275 jóvenes
• En 2011 se celebraron 67.313 bodas
• En 2011 se celebraron 386.017 exequias
Más de 9 millones de eucaristías y más de 10 millones personas que asisten regularmente a Misa. Sin lugar a dudas, el acto central de cualquier fin de semana.

Labor caritativa y social
302.554.131 € se destinan a la actividad caritativa y asistencial a través de Cáritas y Manos Unidas. Pero junto al dinero, está también el apoyo, la compañía, el consuelo, la esperanza... Lo que de verdad una persona puede dar por los demás.

Algunos datos sobre la labor de Cáritas
El 65 % de los fondos de Cáritas proceden de donaciones privadas. Estas donaciones privadas son de instituciones y de personas de la misma Iglesia porque Cáritas es la Iglesia.
• 6.364.126 personas se beneficiaron de la acción de Cáritas
• 6.000 Cáritas parroquiales
• 68 Cáritas diocesanas
• 68.608 personas dedicadas a la acción de Cáritas. De ellos el 93,65 % son voluntarios.

Datos sobre la labor de Manos Unidas
• 3.017.110 personas son beneficiarias directas de los 605 proyectos que Manos Unidas ha desarrollado en 58 países.
• 51.856.656 euros invertidos en la acción que Manos Unidas desarrolla.
• 4.804 voluntarios.

Labor educativa
La Iglesia ahorra al Estado 4.091 millones de euros cada año solo en educación. El cálculo se realiza a partir de datos del Ministerio de Educación 2010: cuánto cuesta un alumno en un colegio público y cuánto dinero da por alumno en un colegio concertado. Esos centros concertados no reciben dinero por tener un ideario católico sino por ser colegios.
• Casi un millón y medio (1.427.539) de alumnos que se forman en centros católicos. Crece con respecto a 2010 en 4.094 alumnos.
• 14 Universidades con 78.471 alumnos y 19 facultades eclesiásticas con 6.184 alumnos.
• 72 Institutos superiores con 11.970 alumnos en total.

Labor cultural
El patrimonio cultural supone una fuente de riqueza y un valor para toda la sociedad y, por eso, la Iglesia, consciente del interés que suscita, lo pone a disposición de toda la sociedad.
9,4 millones de turistas internacionales por motivos culturales (26 % más que en 2010) y 13,2 millones de viajes de residentes también por motivos culturales. 9,87 millones de viajeros participaron en algún acontecimiento religioso. Los viajes religiosos, las peregrinaciones, etc. que se realizaron en España en 2011, tienen un gasto medio diario de 44,3 €, es decir, que eso significa creación de puestos de trabajo, riqueza económica, etc.
Más de 500 municipios en España solo tienen un Bien de Interés Cultural: la iglesia o iglesias del emplazamiento. Cuidar nuestro patrimonio es una gran labor social que beneficia a todos porque todos podemos disfrutar de la arquitectura, pintura, escultura, etc., nacidas de la fe.
Además, el patrimonio cultural es altamente beneficioso incluso desde una valoración puramente económica. El impacto económico del Año Santo Compostelano en 2010 fue de 6.138 millones de euros (10,6% del total del PIB en Galicia). Generó 135.718 puestos de trabajo (11,5% del total del Empleo). En ese año creció el número de visitantes un 10,9% y aumentaron también el número de pernoctaciones, un 9,4% .

Financiación de la Iglesia

El sostenimiento económico de la Iglesia española se consigue gracias al Fondo Común Interdiocesano, que supone el 22% de la financiación básica de las diócesis españolas. Este fondo se obtiene de dos fuentes principales: las aportaciones directas de los fieles y la asignación tributaria.

Las aportaciones directas de los fieles se obtienen por diferentes cauces como colectas, donativos, legados, herencias. Con todo, es la suscripción periódica (mensual, trimestral, semestral o anual) la que se constituye como el modelo más deseable de sostenimiento de la Iglesia, ya que gracias a esta periodicidad en la financiación se puede administrar el presupuesto de forma más eficaz para ir afrontando los distintos problemas que día a día van surgiendo en las distintas diócesis de nuestro país. En cuestión de datos, podemos decir que durante el 2010 las aportaciones directas aumentaron un 15% con respecto a los años anteriores, esfuerzo a destacar por parte de los fieles, sobre todo si tenemos en cuenta la coyuntura de crisis económica que asola nuestro país.

En cuanto a la asignación tributaria, también podemos hablar de un aumento porcentual, ya que, desde que se estableció el nuevo sistema de asignación tributaria por primera vez en 2008, se ha producido un incremento en el número de contribuyentes que desean que el 0,7 % de sus impuestos sea cedido por el Estado a la labor de la Iglesia. Así pues, durante el 2010 la cifra alcanzó el 35,71% del total de las declaraciones, de tal forma que la asignación tributaria supuso de media un 22% de los recursos de la diócesis.
Por su parte, el patrimonio eclesiástico supone una fuente de riqueza y valor para toda la sociedad española. Más de 40.000 entidades católicas gestionan dicho patrimonio autónomamente. No obstante, el indiscutible valor de dicho patrimonio obliga a su continua conservación y rehabilitación, lo que también supone importantes gastos. Este hecho se aprecia en un reciente estudio en el que se muestra que el gasto de conservación y construcción de nuevos templos supone un 20% del presupuesto anual de las diócesis en los años estudiados (2007-2009).
La Iglesia también presenta otras fuentes de financiación entre las que se encuentran subvenciones otorgadas en convocatorias públicas o algunas actividades económicas, que vienen a complementar en un 20% el presupuesto que la Iglesia destina a fines muy variados y amplios.