Publicación del Decreto de martirio de los Carmelitas de la Provincia Bética

La Beatificación será en unión con el próximo grupo de mártires españoles.

100706El Santo Padre autorizó el pasado 1 de julio a la Congregación para la Causa de los Santos promulgar el Decreto del martirio de los Siervos de Dios Carmelo María Moyano Linares y nueve Compañeros de la Orden Carmelita de la Provincia Bética. La Beatificación será en unión con el próximo grupo de mártires españoles.
Estos mártires, muchos de ellos naturales de pueblos de la provincia de Córdoba, pertenecían a los conventos carmelitas de Hinojosa del Duque: P. Carmelo Mª Moyano Linares, P. José Mª González Delgado, Fray Eliseo Mª Camargo Montes, Fray José Mª Ruiz Cardeñosa, Fray Antonio Mª Martín Povea y Fray Pedro Mª Velasco Carbona; y de Montoro: P. José Mª Mateos Carballido, P. Eliseo Mª Durán Cintas, Fray Jaime Mª Carretero Rojas y Fr. Ramón Mª Sousa Pérez, ambos conventos situados dentro de la Diócesis de Córdoba donde se comenzó el Proceso el 3 de junio de 1959.
Los carmelitas llegaron a Hinojosa del Duque en 1890 fundando en un antiguo convento franciscano. Hinojosa del Duquese haya situada en la comarca cordobesa de Los Pedroches, en el límite de Andalucía con Extremadura y Castilla La Mancha. Desde el principio la comunidad carmelita de Hinojosa se dedicó a la enseñanza de los niños y jóvenes de la villa, a la atención espiritual de sus vecinos y de los pueblos de la comarca y fue casa de formación durante muchos años. De este pueblo han salido muchas vocaciones carmelitas. La devoción a la Virgen del Carmen es proverbial, el día del Carmen, 16 de julio, es fiesta local. La presencia de los carmelitas aún continúa.
En el año 1934 se iniciaba la presencia de los carmelitas en Montoro, ciudad típicamente andaluza, cruzándola el río Guadalquivir y donde también hoy perdura la devoción a la Virgen del Carmen. Inicialmente se dedicaron a la enseñanza de niños necesitados y también a la atención pastoral en la parroquia. Los carmelitas volvieron en 1940, continuando con la enseñanza y haciéndose cargo de la parroquia de San Bartolomé y posteriormente de la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen. La fundación de Montoro fue clausurada en 1954.
En julio de 1936 la comunidad se componía de siete religiosos, de los que cuatro dieron su vida por Jesucristo. El P José Mª Mateos, natural de Encinasola (Huelva), apenas nombrado Prior, era un hombre de gran apostolado y muy conocido; el P. Eliseo Mª Durán Cintas, natural de Hornachuelos (Córdoba), era un sacerdote joven y sencillo, muy estimado por los alumnos; Fr. Jaime Mª Carretero Rojas, natural de Villaviciosa de Córdoba (Córdoba), joven clérigo profeso que se preparaba para recibir las Órdenes sagradas, y Fr. Ramón Mª Pérez Sousa, natural de Feas (Orense), religioso no sacerdote que había entrado ya mayor y de convicciones muy profundas. Todos ellos dieron su vida por la fe en Cristo el 22 de julio de 1936.