Proyecto Amor Conyugal llega a Córdoba

“Dios nos creó unos para otros”

Hace dieciséis años, un matrimonio de Málaga y residente en Madrid atravesaba una crisis muy fuerte. Pertenecían a un movimiento diocesano y en un último intento por fortalecer el vínculo, peregrinaron a Fátima. Sus vidas cambiaron. Comenzaron a estudiar la Catequesis de San Juan Pablo II, mientras buscaban un itinerario para caminar como matrimonio cristiano y ahora es una realidad llamada “Proyecto Amor Conyugal”. En Córdoba, existe esta iniciativa materializada en un grupo de siete matrimonios en la parroquia de Cristo Rey y conducido por el matrimonio compuesto por Fátima Maestre y Rafael Ruiz. Este año, Magüi y José Luis, el matrimonio malagueño iniciador de Proyecto Amor Conyugal  han estado en la parroquia de la Consolación. Una invitación a profundizar en la vocación del matrimonio que nos cuentan Fátima y Rafael

¿Cuál es el objetivo de Proyecto Amor Conyugal?

Es un proyecto misionero de la Virgen para dar a conocer la verdad y la belleza del matrimonio como Dios lo pensó y tiene como guía principal la Catequesis de San Juan Pablo II, la Teología del cuerpo, desarrollada durante cinco años y que representa la catequesis más larga de la historia de la Iglesia. El objetivo es volver al origen primigenio del Génesis, volvemos al Paraíso, Dios nos creó unos a para otros y para toda la vida. Nosotros lo descubrimos hace años en un retiro en Málaga, nos gustó tanto que nos propusimos ofrecerlo aquí. Hemos terminado siendo los responsables en Córdoba.

¿Cuándo comenzáis a trabajar en Córdoba?

Comenzamos en noviembre de 2016. Nos reunimos una vez al mes con siete matrimonios y leemos la catequesis del mes, cada mes un matrimonio se estudia esa catequesis y hace comentarios, charlamos y tenemos un rato de oración en El Sagrario  y después se expone un caso práctico y buscamos su enfoque a la luz de la catequesis que ese día tratamos.

¿Está orientado sólo a matrimonios que tengan problema de convivencia?

No, está destinado a todos los matrimonios e incluso sería ideal que los novios lo conocieran  antes de casarse. Tiene la ventaja de que cuenta con todo un itinerario para seguir la formación para que la pareja llegue al matrimonio católico con formación. Muchas parejas llegan fruto de las circunstancias.

¿Hace falta más formación para el matrimonio?

No se conoce bien el sacramento del matrimonio y la gracia que nos da, que va actuando en cada momento de tu vida,  tampoco se conoce que el matrimonio es una vocación tan importante como el sacerdocio o la vida consagrada. Ahora hace falta más formación y tener un faro en la vida conyugal, antes la sociedad te amparaba y ayudaba a que el matrimonio siguiera adelante, ahora el desamparo es total y por eso es necesario que nos arropemos.

¿Notáis esta evolución en cuanto al conocimiento del sacramento en los siete matrimonios que forman el grupo de proyecto Amor Conyugal en Córdoba?

Estamos en camino, llevamos poco tiempo. Todos teníamos un recorrido y vamos acercándonos a Jesús juntos. Hay que profundizar en el amor que siempre tiene detrás una carga de sufrimiento, reconocerlo nos habla mucho de la cruz, de su significado. No tenemos que amarnos a pesar de las diferencias sino a en la diferencia porque uno para otro Dios nos ha creado como una ayuda adecuada. En mis debilidades mi marido es mi fuerza y yo lo soy en las suyas.

¿Cuáles son las amenazas del matrimonio?

Son las mismas que las del mundo: avaricia, dinero, querer poseer…todo lo que se ofrece en los medios de comunicación es ajeno al proyecto de familia católica, el título de nuestro grupo se refiere a los principios que Jesús predicó pero vividos dentro en la unidad del matrimonio.

¿Ha llegado al grupo  algún matrimonio en dificultad que tras contactar con vosotros haya remontado?

Este tipo de casos lo lleva el grupo de Málaga, se integran en su vida y de esta manera van conociendo las dificultades a través del acompañamiento personal. Ha habido casos de matrimonios que ya estaban separados y tras conocer el proyecto, no han firmado los papeles del divorcio.

Joaquín Pérez Hernández

Párroco de la Consolación

Rafa y Fátima vinieron a verle y quiso profundizar en el Proyecto Amor Conyugal a través de sus impulsores en Málaga, al tiempo se formó un grupo de matrimonios de Equipos de Nuestra Señora al que Joaquín acompaña como sacerdote, ambas circunstancias coincidieron y estaban relacionadas. Entendió que en la Parroquia podría ponerse en marcha el Proyecto Amor Conyugal porque “muchas parejas llegan al matrimonio por la presión social y sin formación”. Joaquín Pérez anima a entender el matrimonio como una vocación a la que muchos no llegan porque entienden como “una relación de pareja libre, nada más”.