Profesión perpetua en la comunidad de las Esclavas del Santísimo Sacramento y María Inmaculada

Las dos religiosas son dos jóvenes de Guatemala dedicadas a la Adoración Perpetua. La profesión tuvo lugar en la Capilla de San Acisclo y Santa Victoria, en la Cuesta del Colodro de Córdoba

En el día de la Visitación dela Virgen, Madre Petra y Gricelda Rocío, Esclavas del Santísimo Sacramento y María Inmaculada, realizaron la Profesión Perpetua en el transcurso de una celebración eucarística presidida por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández.

Conocidas por su dedicación a la adoración perpetua al Santísimo Sacramento, esta comunidad religiosa tiene un lugar destacado en la ciudad por el servicio que prestan al entorno del barrio de Santa Marina, que encuentra siempre abierta las puertas de la capilla de San Acisclo y Santa Victoria, en la cuesta del Colodro, para una rato de adoración y rezo.

Las dos religiosas que han realizado la profesión perpetua son dos jóvenes de Guatemala. Para  participar en la celebración, ha viajado hasta Córdoba la madre superiora de este instituto religioso. Junto a ellas han estado el confesor y el capellán de la comunidad, además del delegado diocesano de vida consagrada, Alberto José González Chaves y otros sacerdotes.

 

 

 

COMPARTIR EN REDES SOCIALES