Priego de Córdoba acoge un solemne pontifical por el 425 aniversario del Nazareno

La celebración tuvo lugar el pasado sábado, 7 de abril y estuvo presidida por el Nuncio de Su Santidad en España, Mons. Renzo Fratini

El pasado sábado, 7 de abril, Priego de Córdoba acogía el acto más importante con motivo de la celebración del Año Jubilar Nazareno concedido por el Papa Francisco por el 425 aniversario de la fundación de su Hermandad. Se trata del solemne pontifical presidido por el Nuncio de Su Santidad en España, Mons. Renzo Fratini.

Sobre las 9:45 de la mañana, nuestro Obispo, Mons. Demetrio Fernández, el consiliario y algunos miembros de la Junta de Gobierno de la Hermandad recibieron al Nuncio en la estación de trenes de Córdoba y lo acompañaron hasta la localidad de Priego. Allí fue recibido por el alcalde y distintos miembros de la corporación municipal. Después de firmar el libro de honor en el Ayuntamiento, se trasladó hasta la parroquia de la Asunción donde pudo orar ante el Sagrario.

El Solemne Pontifical comenzaba puntualmente con la presencia de una treintena de sacerdotes del arciprestazgo y antiguos párrocos o vicarios de la Asunción, entre ellos, Don Mario Iceta, obispo de Bilbao que fue párroco in solidum en la misma. Durante la eucaristía el coro de la Catedral de Córdoba interpretó la misa que Gómez Navarro compuso para el Nazareno de Priego.

El su homilía el Nuncio felicitó a la Hermandad por el 425 aniversario y les recordó las palabras que el Santo Padre dirigió a las hermandades y cofradías en el Año de la Fe: “Son las hermandades y la piedad popular un lugar privilegiado para un primer encuentro con el Señor”. Y les invitó a no caer en la incredulidad que existe en nuestro mundo, transmitiendo la fe y la devoción en Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Al final de la celebración, Don Demetrio Fernández agradeció la presencia del Nuncio en nuestra diócesis y especialmente en esta efeméride, pidiéndole que agradeciera al Papa Francisco la concesión del Año Jubilar Nazareno. Al término del pontifical el Nuncio bendijo un azulejo conmemorativo de su visita.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES