Presentan el informe sobre el aborto realizado por profesores de la UCO

Hoy, se ha presentado en rueda de prensa el informe sobre el aborto realizado por el grupo de profesores católicos de la Universidad de Córdoba y apoyado por nuestra Diócesis, en el Palacio Episcopal.

En el acto han estado presentes el director del Secretariado diocesano de Pastoral Universitaria, Miguel Castro; junto con los profesores y responsables del informe, Juan Luis Sevilla y Julio Ruiz.

El documento ha sido presentado por Juan Luis Sevilla, quien ha explicado el contenido del mismo destacando que los autores han acudido a las Ciencia Médica y Biológica, Económica, Jurídica y finalmente, al Magisterio de la Iglesia. Al hilo de esto, el profesor ha indicado que "en la Iglesia nunca ha sido aceptado el aborto".

Asimismo, ha destacado que el objetivo de este informe es dar respuesta a esta materia del aborto en Andalucía, considerada fundamental, de gran impacto social y de una relevancia de primer orden.

Respaldado por la Diócesis de Córdoba, este proyecto fue llevado a cabo en el curso académico 2009/2010 trabajando en el desarrollo humano en su fase prenatal, en el negocio que representa la práctica del aborto, en la regulación legislativa, así como en la dimensión moral. Además, ha sido alentado por el Obispo de Córdoba, Mons. Demetrio Fernández, así como por su predecesor.

Según ha explicado Miguel Castro, los ejemplares van a ser distribuidos gratuitamente por las distintas diócesis de Andalucía y por todo tipo de colectivos interesados en el tema del aborto, desde una perspectiva de inspiración cristiana, humanista y al mismo tiempo académica.

Por su parte, Julio Ruiz ha resaltado las cifras abortivas en Andalucía entre el año 1999 y el 2008, donde hubo más de 150.000 abortos registrados oficialmente, sin tener en cuenta el porcentaje de los no registrados. Además, ha asegurado que estas cifras demuestran que el aborto ha sido un negocio durante todo este tiempo, que ha facturado más de cien millones de euros en nuestra comunidad.

Finalmente, han manifestado que es necesario tener presente que "hay un ser humano desde la concepción hasta el alumbramiento" y que la Ley de 1985 no puede catalogarse como buena "porque abre la puerta a la muerte de seres inocentes".