Peregrinos en Francia, Lisieux y Benelux

Organizado por la Diócesis de Córdoba, 80 peregrinos junto al Vicario Episcopal de la Ciudad y dos sacerdotes marcharon a visitar Francia, Lisieux y Benelux entre los días 3 al 10 de julio.

Eucaristía en el Santuario de la preciosísima sangre de BrujasLa peregrinación comenzó en Lisieux, una pequeña ciudad episcopal de la Baja Normandía francesa, conocida ya en la Iglesia Universal porque acogió en su Carmelo descalzo a Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz, actualmente Santa y Doctora de la Iglesia. En este primera jornada, los 80 peregrinos junto a los tres sacerdotes que les acompañaban disfrutaron de una jornada teresiana en la que conocieron más detalles de la figura de Santa Teresa, una joven que murió a los 24 años, suficientes para dejar un perfume de "Infancia espiritual" que ha repercutido los dos últimos siglos en toda la vida cristiana.

Previamente, en París experimentaron una Jornada Mariana en la Capilla de la Virgen María de la Medalla Milagro. Allí, en 1830, Santa Catalina Labouré recibió la presencia y el mensaje de parte de María. La Virgen se muestra en aparición, como Inmaculada -décadasdespués sería declarado este Dogma -, con dos rayos grandes de luz pendientes de sus manos, y una inscripción: "Oh María, sin pecado concebida, ruega por mí que recurro a tí...". Esta revelación contiene un mensaje: Por las manos de María, cuando acudimos a ella con confianza, pasan todas las gracias que recibimos de Dios Padre.

Continuó el día 6 en Brujas. Por la mañana tuvo lugar la Jornada Cristiana, en la que conocieron los lugares santos de la ciudad. Y es que, en un rincón de una bella plaza de esta ciudad, se eleva una sencilla Iglesia de la Preciosísima Sangre. Según tradición centenaria, en ella se conserva una reliquia de un poco de la sangre que vertió en su Pasión el Redentor. Después, celebraron una Misa internacional, cantada y en latín, en la participaron eucarísticamente del Cuerpo y Sangre de Cristo y veneraron su preciosa reliquia.

Asimismo, en los días siguientes de esta peregrinación tuvieron la oportunidad de visitar ciudades como Bélgica y Holanda, entre otras.