PEREGRINACIÓN DIOCESANA DE CÓRDOBA A SANTIAGO DE COMPOSTELA

Con motivo de la visita de Su Santidad Benedicto XVI a la capital compostelana, 210 peregrinos de la Diócesis de Córdoba viajaron hasta Santiago.

cordobesesEl día 3 de noviembre, salieron de Córdoba tres autobuses de peregrinos camino a Santiago, acompañados por los sacerdotes: Carlos Linares, delegado de la peregrinación y párroco de Santa Marina; Emilio Pavón, párroco de Santiago Apóstol; Manuel Montero, de Puente Genil, y Alfonso Ruiz, párroco de Ntra. Sra. de la Paz (San Basilio). Se dirigieron hacia León, donde visitaron la Basílica de San Isidoro y contemplaron al Santísimo, expuesto permanentemente.
El día 4, después de celebrar la Eucaristía, se dirigieron a Astorga y visitaron el Palacio de Gaudí. Posteriormente, partieron hasta Puebla de Sanabria, visitaron Orense y se alojaron en Sanjenjo.
El tercer día, llegaron a la Catedral de Santiago, donde se celebró la Santa Misa presidida por Mons. Demetrio Fernández y concelebrada por varios sacerdotes. En la homilía, El Sr. Obispo afirmó que “venimos a los pies del Apóstol como Iglesia Santa y Católica". Aseguró que "es una gracia pertenecer a esta Iglesia, fundada por Cristo, así como es un motivo de gracia el encontrarnos todos juntos aquí y renovar nuestra fe y nuestro amor a la Iglesia".
Haciendo referencia a la visita del Papa, dijo que desde el día de su llegada el Papa se hace peregrino como nosotros. "Preparémonos para su visita con oración y verdadera fe; con algún sacrificio y ofreciendo el que hemos hecho de venir como peregrinos; también con alguna limosna a los pobres, para que el resultado de la su visita sea fructífera para todos. Oremos mucho por el ministerio del Papa, para que Dios lo consuele interiormente al encontrarse en tierras de Galicia". Pidióuna oración de agradecimiento por el Arzobispo de la Diócesis de Galicia, que atiende a los peregrinos todo el año.
También, instó a todos a acogerse bajo la protección de la Virgen, que "Ella nos encamine a Jesús igual que unió a los apóstoles". "Llevamos la misericordia y el perdón de vuelta a nuestras casas”, pronunció.
Al final de la homilía, dirigió unas palabras en italiano a los peregrinos de Italia allí presentes.
Asimismo, Carlos Linares dirigió una oración al Apóstol Santiago pidiendo por Córdoba, por nuestro obispo, para que le dé sabiduría, fortaleza y acierto en el gobierno de la Diócesis; por los sacerdotes, religiosas y religiosos; por los laicos, movimientos, asociaciones, etc.; por los tres seminarios, para que haya abundantes vocaciones; así como por los niños, los jóvenes y matrimonios.
Al mediodía, el Sr, Obispo se reunió con los peregrinos de Córdoba y se le hizo entrega de dos regalos, una vieira y un cruceiro en plata, como recuerdo de esta peregrinación.
El día 6, llegaron a Santiago para asistir a la Santa Misa presidida por el Papa.
Mientras el órgano interpretaba el Himno Pontificio, el Santo Padre saludó a los miembros del Cabildo y se formó la procesión de entrada. Luego, se dirigió a la Capilla del Santísimo, saludó a todos los peregrinos, se encaminó hacia el sepulcro del Apóstol Santiago, y seguidamente, fue hacia el Altar Mayor, donde abrazó la imagen del Apóstol.
Al Santo Padre lo acompañaron en la celebración de la Eucaristía 120 Obispos y 150 sacerdotes. En la homilía, dijo que llegaba como peregrino entre los peregrinos acompañando a tantos fieles sedientos de fe en Cristo Resucitado, fe anunciada por el Apóstol Santiago, y pidió que "levantemos una mirada esperanzadora hacia todo lo que Dios nos ha prometido y nos ofrece. Que Él nos dé su fortaleza, que aliente a la Archidiócesis compostelana, que vivifique la fe de sus hijos y los ayude a seguir fieles a su vocación de sembrar y dar vigor al Evangelio, también en otras tierras.”
Al día siguiente, los peregrinos de la diócesis regresaron a Córdoba.