Nueva casa de Cáritas en Torrox

El Obispo de Córdoba puso el martes 6 la primera piedra de la casa de convivencia “Cristo Rey”, una antigua residencia de Cáritas que volverá a construirse en un plazo de 16 meses.

Tras varios años derrumbada, la antigua residencia de Cáritas diocesana de Córdoba en Torrox “Cristo Rey” volverá a levantarse con el fin de ser un lugar de convivencias, de colonias y en definitiva, de ocio y tiempo libre para familias, grupos parroquiales o movimientos con desventaja social, principalmente.

El Obispo de Córdoba, don Demetrio Fernández, fue el encargado de bendecir el recinto y colocar la primera piedra el martes 6, en un acto en el que también estuvieron presentes los miembros del Consejo Episcopal, de Cáritas diocesana, así como el Obispo de Málaga, don Jesús Catalá. Junto a ellos, también estuvo presente el alcalde de la localidad, Óscar Medina.

El nuevo edificio, situado junto al Faro de Torrox Costa, contará con más de 140 plazas y tendrá una capilla en la que cerrada habrá capacidad para 100 personas y abierta por uno de sus laterales, podrán asistir a las celebraciones en torno a 400. Además, el sitio posee zonas comunes en la planta baja y las habitaciones en la primera, así como comedores, apartamentos y aparcamientos, entre otros. “El objetivo es que todas aquellas personas que vengan a la casa, puedan disfrutar no sólo del mejor clima de Europa, sino de una atención espiritual”, afirmó el Obispo. Igualmente, manifestó su alegría de ver cómo se va a rehabilitar este edificio por el “Cáritas tanto ha luchado y ha gestionado durante décadas pasadas”.

Está previsto que las obras duren en torno a 16 meses. Aunque en un principio las personas que tendrán preferencia para disponer de las instalaciones serán aquellas más desfavorecidas, también podrán acceder “cualquier ciudadano cuando haya plazas disponibles”, explicó el Delegado diocesano de Cáritas de Córdoba, don Manuel Hinojosa.

En el Ayuntamiento

Tras el acto, los presentes se desplazaron hasta el Ayuntamiento de la localidad, donde tanto el Obispo de Córdoba como el de Málaga, firmaron en el libro de honor, agradeciendo ambos la disponibilidad y colaboración del consistorio para que este proyecto sea una realidad.