Muere sor Ana tras una vida entregada a los ancianos desamparados

La religiosa estaba encargada de la portería de la residencia "San Rafael" de Montilla. El obispo de Córdoba elogia "su vida gastada" a favor de los ancianos

Esta tarde ha fallecido en Montilla sor Ana, Hermanitas de los Ancianos Desamparados, que ha desempeñado labores de portería en la residencia-hogar para mayores "San Rafael". Esta religiosa era muy querida en la población por su entrega incansable al cuidado de los mayores. “Una vida gastada a favor de los ancianos”, en palabras del obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, que ha elogiado su dedicación día y noche, durante toda la vida, a una labor “primorosa” que junto a sus hermanas de comunidad ha desarrollado “por amor a Dios y amor a los ancianos”.

El obispo de Córdoba ha transmitido a la comunidad de las Hermanitas de los Desamparados su agradecimiento por el cuidado de cientos de ancianos en cinco localidades cordobesas, donde la congregación mantiene un servicio generoso a favor de los ancianos que “la sociedad debe reconocer” y en el que la Iglesia confirma “un signo de Jesucristo, el Buen Samaritano, que se acercan  a tantas personas para acogerlas en sus residencias”. Monseñor Demetrio Fernández ha pedido la oración por su eterno descanso y “ayudarlas en todo lo que podamos en estos días”.

A su fallecimiento se suma el de un usuario de la residencia-hogar San Rafael, también afectado por coronavirus.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES