Monseñor Asenjo celebra en Sevilla 50 años de sacerdocio

El Papa Francisco le transmitió por carta “el sentimiento de nuestro amor por tu dilatado servicio sacerdotal”

El pasado sábado, festividad de San Mateo, fue un día grande en la Catedral de Sevilla. El arzobispo de la ciudad, Mons. Juan José Asenjo, conmemoró con una misa sus bodas de oro como sacerdote, arropado por un nutrido grupo de prelados españoles, sacerdotes, familiares, amigos y fieles, además de numerosas autoridades.

Ante la Virgen de los Reyes, en su homilía, el Arzobispo reafirmó su “amor en particular a la Iglesia de Sevilla” y pidió a Dios que le concediera “ser un valiente y humilde predicador del Evangelio”. Además, quiso pedir perdón a Dios “por mis deficiencias y debilidades”, y confesó que Jesús “ha sido también el corazón de mi vida, y así lo será con su ayuda hasta el final de mis días”.

Durante la celebración, se leyó una carta enviada a Mons. Juan José Asenjo por el Papa Francisco, redactada de su puño y letra, con la que el Pontífice le transmitió “el sentimiento de nuestro amor por tu dilatado servicio sacerdotal”, repasando a su vez los hitos de su servicio pastoral.

Tras la homilía, el Vicario General, Teodoro León, le hizo entrega de un crucificado del siglo XVII de marfil auténtico y una placa elaborada en el taller de Fernando Marmolejo, como regalos de la Archidiócesis y del Cabildo.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES