Mons. Demetrio Fernández señala que “un pueblo creyente necesita expresar la fe”

La fiesta de Ntra. Sra. de la Fuensanta ha congregado a centenares de personas que la han acompañado en la procesión por las calles del barrio y que se han acercado un año más hasta el Santuario para honrar a la patrona de Córdoba.

En la festividad de la Natividad de la Santísima Virgen y, con ella, la solemnidad de Ntra. Sra. de la Fuensanta, D. Demetrio Fernández ha presidido hoy la Santa Misa en el Santuario, concelebrada por el Cabildo Catedralicio y el clero parroquial, tras acompañarla en la procesión.

El Sr. Obispo ha comenzado su homilíamanifestando su alegría por celebrar la festividad de la Virgen de la Fuensanta, que hoy ha querido salir durante las primeras horas de la jornada para decir que es la fiesta de la Virgen. “La Virgen ha salido a la calle y los fieles han respondido a esta visita con gran alegría de verla por las calles en el gran día de su fiesta”, ha explicado.

Al hilo de esto, D. Demetrio Fernández ha comentado que en este momento también hay un gran debate a nivel mundial sobre si la religión contribuye o no al progreso, a la convivencia, a la paz y si es un factor positivo o negativo. Ante esta pregunta, ha subrayado que “un pueblo creyente necesita expresar la fe y es lo que estamos viviendo con la Virgen de la Fuensanta, patrona de Córdoba”. “La ciudad de Córdoba tiene en la Fuensanta su punto de referencia. La devoción a la Virgen es muy grande y no vamos a reprimirla”, ha indicado.

También, ha recordado que en la JMJ se han congregado millones de personas que han hecho que grandes pensadores digan que el futuro de Europa no podrá construirse sin la religión. “La religión, por tanto, no es un factor negativo sino positivo para el progreso, la convivencia y la paz. Esos millones de jóvenes que han estado en Madrid, estaban diciendo de manera pacífica y silenciosa: “Dejadnos expresar la fe, no queráis construir la ciudad del futuro sin Dios”, ha afirmado. Asimismo, ha asegurado que “la religión no se impone sino que brota del corazón”.

Recordando la Palabra de Dios de este día, el Sr. Obispo ha explicado que nos trae el sentido de la fiesta, por el que celebramos hoy el nacimiento de la Virgen María. “Cuando nace la Virgen María ya se realiza la redención en ella y se convierte en la aurora de un nuevo amanecer. El sol y la luz de la verdad será Jesucristo, que brota de la Fuente Santa que es María. En ella ha brotado la salvación del mundo”, ha señalado.

También, ha recordado que “nuestra fe no es un mito, sino que tiene un fundamento histórico, porque ha sucedido en un personaje histórico que es Jesús de Nazaret, que tiene una Madre, unos abuelos, ... y en ese mismo relato del Evangelio nos cuenta cómo ha nacido Jesús de María Virgen”. Por ello, ha indicado que “en María Jesucristo ha encontrado un corazón grande para amarlo con todas sus fuerzas”.

En este sentido, ha pedido que “celebremos con alegría el nacimiento de la Virgen y recibamos los dones que nos ofrece”.

Mons. Demetrio Fernández ha concluido la homilía pidiendo a la Virgen “que bendiga a todos los que habitan la ciudad de Córdoba y les traiga la alegría y el ánimo para construir una sociedad mejor”.

Tras la Solemne Eucaristía, los fieles se han acercado a venerar la imagen de la Virgen.