Misa Pontifical de apertura del Año Jubilar de San Francisco Solano de Montilla

Cientos de fieles asistieron ayer a la ceremonia, transcurrida en clima de oración y fervor.

sanfranciscosolanoD. Juan José Asenjo, Arzobispo Coadjutor de Sevilla y Administrador Apostólico de Córdoba, presidió la Misa Pontifical que marcó el inicio del jubileo concedido por Benedicto XVI a la parroquia de San Francisco Solano de Montilla, con motivo del cuarto centenario de la muerte del santo misionero.

A las 20:30h., desde el monasterio de Santa Ana salió la procesión del clero que llegó al templo parroquial, donde aguardaban los fieles, las autoridades civiles y militares.

Tras una breve exhortación del Sr. Obispo, el párroco, Jesús Joaquín Corredor, leyó el documento de la Santa Sede que indica las indulgencias concedidas. Seguidamente, un franciscano proclamó el Evangelio en el que Cristo se presenta como la Puerta de la Vida, tras lo cual D. Juan José Asenjo abrió la puerta del templo llamando con el bastón de El Santo, reliquia custodiada con amor en esta ciudad.

Ya en el interior, se celebró la Eucaristía. En la homilía, el Sr. Obispo destacó la vida de El Santo como una de las mejores biografías de la historia de la Iglesia. Insistió en la necesidad de que tantos seglares, como sacerdotes y religiosos, sean misioneros y apóstoles en el mundo actual.